Domingo, 21 de Julio 2024
Sábado, 27 de Abril del 2024

El misterio de La Rural, rebelión en la granja peronista y el karma de vivir al norte

Nadie asume ser el comprador del icónico predio. Además, otros dos proyectos inmobiliarios se preparan. Interna amarilla y la guerra gobierno-empleados.

La operación comercial que tuvo como prenda al predio de La Rural todavía no tiene quién se asuma como comprador, pero su existencia se confirmó en el Municipio de una manera llamativa. Mientras tanto, algunas consideraciones de la pelea entre Martín Papini y el sindicato de empleados municipales; la tensa conversación que un dirigente PRO funense atravesó por la interna macrista; y los dos proyectos inmobiliarios que empiezan a sonar fuerte en los cafés de negocios.


Un nuevo domingo para leer, claro, mientras se toma "Un Café por Funes".



El hotel de las vaquitas


La semana pasada contamos en Un Café que, tras varios años sin movimientos, el grupo asegurador San Cristóbal había vendido el predio de La Rural -José Hernández y Ruta 9-. Los rumores de mercado decían que el precio de venta se acercó a los cinco millones de dólares, pero no fue oficializado por los vendedores. Es un misterio, aún, quiénes fueron los compradores. Una versión que corrió apuntaba al Banco del Sol, la entidad financiera propiedad de Sancor Seguros, junto con una familia desarrolladora con antecedentes en Funes, pero desde la empresa desmintieron la información.


Lo llamativo fue cómo se enteró el Municipio de la operación. Estaban en tratativas con los viejos dueños buscando un préstamo del predio para que sea la sede de una expo ganadera que se está organizando en la ciudad. Las negociaciones llegaron a buen puerto pero, cuando días después quisieron mostrarle el predio a quienes traen la muestra, se encontraron con que había pasado de manos. Por lo pronto, se consiguió otra locación para la expo.



El cisne negro de la interna amarilla


El viernes, la interna que parecía inexorable en el PRO de Santa Fe dio un vuelco cuando la Junta Electoral Nacional anuló el proceso electoral y ordenó aplicar la doctrina Alejandro Lerner: "Volver a empezar". La organización de los comicios venía marchando, no sin ruidos, e incluso ya se estaba buscando un lugar para establecer el local de votación que había sido asignado a Funes, donde alrededor de medio centenar de afiliados estaban habilitados a votar.


Funes es un caso especial para el PRO. Bastión donde el sello tiene un peso más que determinante, en el laboratorio de la tribu de Gisela Scaglia consideran que es uno de los pocos lugares con afiliados genuinos, que no responden a una determinada estructura partidaria, a los que hay que convencer. Para eso, cuentan, tienen un call center montado que se comunica con los votantes y los invita a charlar.


En el sector de la vicegobernadora ponderan también el rol que cumple para esos menesteres Luis Dolce. El exconcejal y actual funcionario provincial, sin embargo, tuvo que enfrentar una tensa charla con Cristian Cunha -actual presidente del PRO y referente del sector rival a Scaglia-. En ese cruce, Cunha le preguntó a quién apoyaría en la interna y Dolce contestó que lo haría por la vicegobernadora, “que me permite trabajar”. La respuesta no cayó bien en la tribu de Cunha y Angelini.


Dolce no perdona algunas viejas jugadas -que entiende injustas- que derivaron en un expediente que le abrieron en el área disciplinaria macrista y que luego fue desestimado. Apunta al sector halcón por eso. Carlos Olmedo, por su parte, sigue reportando entre los halcones y es muy bien valorado. Santiago Carloni, el tercer elemento del PRO funense, está en una posición incómoda: reporta a Cunha pero es funcionario del gobierno que colidera Scaglia. “A Santi hay que darle tiempo”, se ilusionaron cerca de la vice.



Rebelión en la granja peronista


El intendente Roly Santacroce ya no tiene tapujos en asumir, en conversaciones privadas, que será candidato a Diputado Nacional el año que viene. Con ese objetivo, la semana que viene viajará al departamento General López para continuar su construcción y no se descarta que tenga un encuentro con Daniel Passerini, intendente de Córdoba y aliado a Martin Llaryora, que visitará Rosario para encontrarse con el ministro del Interior Guillermo Francos este lunes.


El ruido en el peronismo se trasladó a los candidatos a sucesores. Mientras el concejal Martín Consiglio salió al cruce del PRO que impulsaba la llegada del Colegio San Patricio -cuestión que se desarrolló en la última edición de esta columna-, el secretario de Gobierno Martín Papini profundizó su estrategia de posicionamiento con una denuncia por abusos e irregularidades en el pedido de licencias de empleados municipales.


El sindicato estalló. Su secretaria general, Romina Michaut, acusó al funcionario de “falso” en un comunicado en el que, además, enumeró incumplimientos municipales. Papini redobló la apuesta y habló de cuarenta empleados apuntados por abusos en el uso de licencias. El conflicto escaló al punto tal que tuvo que intervenir Santacroce, quien intentó poner paños fríos pero también sostuvo que lo del sindicato eran “chicanas baratas y berretas”.


La pregunta que se impone es: ¿Le sirve a Papini y su carrera política una estrategia de posicionamiento que tenga como daño colateral un enfrentamiento con los empleados municipales? No faltará quien crea que, aunque contradiga a la más profunda tradición peronista, pelearse con un sindicato -cualquiera sea- para un político que pretende competir en Funes -donde el voto de centroderecha es aplastantemente mayoritario- termina siendo negocio. ¿Fue realmente un paso en falso?



Los negocios siguen marchando


Sorprendió a aquellos que transitan por calle Galindo rumbo a la autopista los carteles de la constructora Edilizia en un terreno ubicado por dicha arteria entre Leloir y Rodriguez. El predio, codiciado no sólo por la zona sino también por tener acceso vía calle Gral López -paralela al este de Galindo- estaba a la venta hace varios meses.


Según pudo averiguar Un Café, la constructora no compró el predio sino que se asoció con su dueño para llevar adelante un desarrollo inmobiliario. Ya existieron contactos con el Municipio y se presentará en breve la carpeta necesaria para iniciar el proceso administrativo que permita comenzar a construir. Hasta tanto, dado que el proyecto original puede sufrir modificaciones para lograr la habilitación, los inversores no quieren contar mucho de qué se trata.



La Quinta es la vencida


Otra icónica propiedad funense que estuvo presente en las charlas de café entre empresarios funenses fue la Quinta Natacha. Al parecer, se estaría cocinando un proyecto en ese predio ubicado al norte de la ciudad que fue noticia en los últimos años por ser utilizado como una locación distinta para fiestas y eventos.


Algunos rumores apuntan a una constructora local que sería la encargada de aportar el know how asociada con el dueño del lugar. Ya existieron contactos preliminares tanto con la Municipalidad como con algunos referentes del Concejo. No será la última vez que Un Café pasee por el norte de la ciudad. Hacia allí se dirigirán, en el mediano plazo, las grandes inversiones para urbanizar terrenos aún rurales.


Más de un empresario posó sus ojos por esa zona e incluso no son pocos los que compraron algún terreno. Funcionó como herramienta de seducción el proyecto que anunció el gobierno de Omar Perotti en su último suspiro: la pavimentación de la ruta 34S. Si bien el gobierno provincial actual frenó los procesos previos para realizar la obra, no se descarta que los propios interesados intenten alguna alquimia que les permita aportar a una obra que revalorizará el sector menos poblado de la ciudad.


Powered by Froala Editor