Jueves, 20 de Enero de 2022

Diez terrenos en Funes y un expiloto de Fórmula 1: la trama del blanqueo de dinero malhabido

El acuerdo abreviado del zar del juego clandestino, Leonardo Peiti, reveló una serie de maniobras fraudulentas que incluyen tierras funenses. La historia completa.

Diez terrenos en Funes y un expiloto de Fórmula 1: la trama del blanqueo de dinero malhabido
Martes, 11 de Enero del 2022

Diez terrenos en la zona oeste de Funes fueron una de las claves para desnudar una compleja trama delictiva que incluye a un expiloto de Fórmula 1 como testaferro y maniobras para lavar dinero proveniente del juego ilegal.

La evidencia engorda la documentación del acuerdo abreviado que el empresario Leonardo Peiti firmó con el Ministerio Público de la Acusación en el que admite haber liderado una red de juego clandestino en la provincia de Santa Fe y lavar dinero proveniente de dicha actividad. El acuerdo, rubricado por los fiscales Luis Schiappa Pietra, Matias Edery, Matias Merlo, Guillermo Loyola y Gabriela Lema, contiene varias fojas dedicadas a diez lotes en Funes, concretamente en la zona de Juan Manuel de Rosas y La Rastra, al oeste de la ciudad.

La historia comienza allá por 2009 cuando Leonardo Peiti posó sus ojos sobre los lotes de terrenos 2, 3, 4, 5, 6, 7, 10, 11, 12 y 13 de la manzana P del plano de mensura Nro. 84969/1975 de Funes, cuya propiedad pertenecía a la empresa rosarina Felenpark SA.

La ruta del dinero sucio

Para adquirir los terrenos, Peiti se valió de los servicios de su abogado, José Francisco Fernández Chemes, quien fraguó varios documentos: un boleto de compraventa falso en el que, en 2003, Felenpark SA vende los terrenos a una mujer, llamada Isabel García, que habría cedido los derechos de los inmuebles a Peiti en enero de 2007. Seis años después del inicio de aquella maniobra, la Justicia le dio la razón a Peiti, quien en julio de 2015 obtuvo finalmente las escrituras que lo hacían propietario de los terrenos.

Peritos caligráficos demostraron que Fernández Chemes había fraguado la firma del representante legal de Felenpark SA, por lo que el boleto de compraventa a favor de García era completamente falso. La mujer murió en septiembre de 2007, dos años antes de las maniobras del abogado.

Cuando una persona obtiene pingües ganancias provenientes de actividades ilícitas, necesita de una fina ingeniería para insertar ese dinero en el mercado legal. Lavado, que le dicen. Peiti encontró en Fernández Chemes un aliado ideal para ello. El abogado rosarino pergeñó un ardid para que su cliente pudiera ingresar al mercado legal medio millón de dólares con una falsa venta de aquellos terrenos funenses. Necesitaba, eso sí, un falso comprador solvente e intachable. Lo encontró en un expiloto de Fórmula 1.

Ahí aparece en escena Oscar "Poppy" Larrauri, empresario frigorífico con un prestigioso pasado en el deporte motor tras correr 21 carreras de Fórmula 1 en la década del ´80.

Larrauri fue el “comprador” de los diez lotes y quien permitió, con su nombre, que Peiti legalizará 536 mil dólares provenientes del juego ilegal. El contrato de venta fue firmado el 10 de marzo de 2016.

Apenas cuatro días después, el 14 de marzo, Larrauri volvió a venderle a Peiti los diez terrenos mediante un contra-documento bajo la figura del contrato de compraventa. A su vez, firmaron un contrato de locación en el que Larrauri le da en alquiler a Peiti esos mismos lotes.

Toda la maniobra pudo ser probada por los fiscales y forma parte de la gruesa documentación con la que la Justicia logró demostrar que Peiti se enriqueció mediante el juego ilegal. Larrauri y Fernández Chemes, partícipes necesarios, también fueron imputados por el Ministerio Público de la Acusación.

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios