Domingo, 14 de Julio 2024
Domingo, 22 de Noviembre del 2020

Mano única: una experiencia que llegó para quedarse

La implementación de la mano única en varias calles céntricas de la ciudad llegó llena de miedos y dudas. Hoy la ciudadanía tomó el cambio como uno más de los tantos en este difícil 2020.

por Vanesa Fresno

Este mes de noviembre, la experiencia de la mano única en algunas calles del casco céntrico de Funes entra en su sexto mes de vigencia. Una implementación que demoró años, alentó más de un debate y que, finalmente, no significó un giro dramático en las costumbres de los automovilistas. Desde la Muni dicen que el cambio resultó exitoso, que no le temen al verano pero que tienen cautela a la hora de pensar una ampliación del radio de arterias afectadas.


El 1 de junio de este raro 2020, el casco céntrico de la ciudad amaneció con la mano única. Un hecho histórico. Atrás había quedado un reguero de idas y venidas, debates interminables y decisiones polémicas. Una suerte de ping pong entre el Concejo y el Ejecutivo de turno.


La implementación, dicen desde la Muni, no fue traumática. Se animan a decir que estos primeros cinco meses fueron “muy positivos” en la aceptación y adaptación de los automovilistas funenses. “El 95% de la gente está muy conforme”, calculó el subsecretario de Control Urbano, Eduardo Aucar en un arrebato de optimismo.


Pero algunos números vertidos desde el Ejecutivo parecen darle la razón: las multas diarias por infracciones de tránsito en la ciudad se mantuvieron en un promedio de 15 a 20, sin mostrar alteraciones significativas desde que se implementó la mano única. Tampoco se informaron accidentes de tránsito importantes, más allá de algún incidente con rodados menores.


Eso sí, aclaró Aucar que los inspectores de Tránsito tienen la premisa de no castigar con severidad al error de algún automovilista más lerdo en acostumbrarse a las nuevas disposiciones. “Todavía nos encontramos con gente que dobla en contramano, pero vamos a ser tolerantes en tanto y en cuanto se admita el error. Cuando alguien se mete en contramano por error, se lo corrige, si es intencionalmente, no va a haber tolerancia”, señaló el funcionario. “Es una directiva del intendente de ser tolerantes con los errores, pero si uno advierte que lo hace a propósito, habrá multa”, agregó.


Cuando caliente el sol

Claro que la experiencia de la mano única tendrá una prueba de fuego este verano. La pandemia por la Covid-19 y las restricciones al desplazamiento turístico anticipan una temporada de verano intensa para la ciudad, con el arribo de miles de personas de la región para veranear en Funes. 


Desde el municipio hacen cálculos: se espera que 150 mil personas duerman, tomen sol, paseen, hagan compras y salgan a comer por Funes durante este verano. Pero hay optimismo. “Tenemos una expectativa de que (la mano única) va a funcionar muy bien, no vemos en lo inmediato una mayor dificultad”, confió el secretario de Gobierno, Martín Papini.


“Sabemos que habrá un fuerte incremento del tránsito vehicular, pero no nos va a tomar desprevenidos”, aventuró Papini y en ese sentido adelantó que se piensa reforzar la cartelería y señalización vial para los incautos y desprevenidos. Desde la Muni, asegura, la mirada estará más enfocada en la Ruta 9, donde sí prepararán un operativo especial (ver aparte).


“Va a haber mucha gente que hace rato no viene y que va a venir en el verano, probablemente no están acostumbrados a la doble mano y van a cometer errores, pero salvo que provoquen una situación estresante, vamos a tolerarlos”, completó Aucar sobre la estrategia para esta temporada.


Imperioso

La implementación de la mano única estuvo plagada de idas y venidas a lo largo de los años (ver recuadro), pero todo indica que llegó para quedarse. Al menos eso se deja entrever en la conformidad del Ejecutivo sobre los primeros meses de implementación. “Funes era una ciudad excepcional en la provincia por características, densidad poblacional, cantidad de vehículos donde todavía existía doble mano”, señaló Aucar. 


En la misma línea, Papini advirtió que para la nueva gestión era “imperioso” tomar una decisión en materia de tránsito. “El resultado de la mano única es muy positivo en materia de ordenamiento vehicular, produjo un cambio muy significativo”, señaló. 


Aunque con cautela, el secretario de Gobierno aventuró que “en un futuro, la experiencia se podrá extender a otras áreas, pero al corto plazo no”. Y aunque se cuidó de aclarar que la decisión final será de las áreas de Planeamiento y Tránsito, acercó su opinión personal: “Mi impresión es que se tendría que extender hasta calle Vélez Sársfield”.



Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor