Entre la nueva normalidad y la guerra contra la desinformación

person
calendar_today
En Funes, desde en modo Home Office, Florencia O’Keeffe escribió durante todo el 2020 más de 300 notas sobre Covid-19. Una mirada actual de la pandemia y una premisa que se repite: "Esto no terminó".

En Funes, desde su casa en modo Home Office, Florencia O’Keeffe escribió durante todo el 2020 más de 300 notas sobre Covid-19 que fueron noticia en el Diario La Capital, uno de los medios de comunicación más influyentes en la región. Un año antes, cuando la pandemia era algo impensado, fue destacada por el Concejo Municipal de Rosario como periodista especializada por su trabajo al frente del suplemento Salud durante 15 años, así como por el programa de radio Factor Salud que hace cada sábado a la mañana en Radio Meridiano, en FM 107.1.

“Cuando en febrero de 2020 comenzó a escucharse el rumor, yo era la única en el diario que exclusivamente escribía sobre salud. En febrero empecé a escribir las primeras notas y comenzamos a dar cuenta de esto. El domingo 15 de marzo publico la nota del primer caso en Rosario, fue una casualidad absoluta. El sábado anterior estaba en el diario agarrando la cartera para volver a mi casa y me entra un mensaje de un contacto: “Confirmado el primer caso de Covid en el Carrasco”. Fue un paren las rotativas, ya teníamos la tapa del diario hecha pero rearmamos. Se confirmaba el primer caso de un paciente que había estado en Inglaterra, un muchacho de 28 años que no tenía complicaciones pero que se había internado por prevención en el Carrasco”, cuenta y agrega: “En ese momento en lo profesional dije bueno, ya empezó, y en lo personal también lo pensé: ya llegó”.

Aún no se sabía mucho, pero sí se sabía que existía una población de riesgo para un virus que se expresa con síntomas respiratorios. Uno de sus dos hijos adolescentes es parte de esa población de riesgo y Florencia desde entonces tuvo que extremar todos los cuidados e inaugurar la modalidad de trabajo a distancia que aún sostiene. El coronavirus le planteó varios desafíos a nivel profesional a la única periodista santafesina integrante de la Red nacional de Periodismo Científico, y a nivel personal también: En febrero del 2020 fue la última vez que tomó un café en un bar.

Contar la pandemia

De acuerdo a los momentos que atravesamos en todos estos meses de pandemia, hubo temas estrellas, más protagónicos. “Al principio eran las medidas que se iban a tomar, después empezó a pasar mucho por las medidas de prevención, esas hasta el día de hoy no tenemos que olvidar y seguir insistiendo porque existen y son efectivas”, cuenta sobre cómo fue virando a lo largo de estos meses de pandemia el foco de la noticia y cómo el ejercicio periodístico debió lidiar con el tratamiento de un tema tan sensible, en un contexto donde las reglas de juego deben ser siempre las de la responsabilidad.

Sobre esto, lo que subyace a la otra pandemia de la desinformación, Florencia destaca: “Lo más difícil es sostener el equilibrio entre la necesidad que todos los medios tienen de impactar y tener clics en un tema tan sensible, y recontra chequear la información. Ser hiper responsables con no sumar miedo y pánico, algo que pasó mucho en los medios televisivos, sobre todo los porteños. El gran desafío es no pisar el palito de entrar en el Show del Covid”.

“Hubo muchos medios que contribuyeron a la desinformación, a generar un efecto adverso al espectacularizar tanto la cosa, porque terminó nadie creyendo en nada. Creo que nos ganó en gran medida la infodemia porque nos ganó también la urgencia, por eso creo que debemos tomar la experiencia del 2020, reforzar las cosas que hicimos bien y cambiar las cosas en las que el periodismo se equivocó”, invita a revisar y destaca: “La pandemia vino a quedarse para rato, no es cuestión de seguir haciendo el Show del Covid a cualquier precio, porque la comunicación es clave y en una pandemia, como nunca los medios han sido el lugar donde la gente depositó su confianza de manera cotidiana”.

El desafío es lidiar con el desánimo y el desinterés y lograr transmitir con claridad la paciencia que se requiere. “La famosa nueva normalidad es la que estamos viviendo ahora, vamos a convivir muchos años más. El 2021 va a ser un año donde vamos a entrar y salir de picos de contagios, donde no va a haber vacunación masiva. Donde la vacuna que es donde están depositadas muchas de las expectativas, en el mundo viene retrasadísima. No es que ya está, los profesionales que manejan la data seria avisan que el 2021 va a ser durísimo también, ninguno queremos escuchar esto, todos nos preguntamos hasta cuando, pero nadie lo sabe. Falta un montón”.

¿Cuáles son los temas que entendes como prioritarios a la hora de comunicar salud en este contexto?

Todas las enfermedades no transmisibles: diabetes, hipertensión, obesidad, etc, etc. Son una epidemia desde hace un montón de años en el mundo y en Argentina también, y se re contra agravaron en tiempos de Covid. Con una doble cuestión muy compleja porque esos mismos grupos son los de más riesgo y quienes más se necesitan acercar a hacer controles. Hoy en las sociedades científicas todas, de las patologías que se te ocurra, la mayor preocupación es lograr que los pacientes vuelvan a los consultorios, a los tratamientos.

Otra cosa fundamental es el cuidado de la salud mental, hay un estudio Latinoamericano del que participó un rosarino en el que se hizo una encuesta en 4200 pacientes con problemas cardíacos donde el aumento de la depresión en este año se duplicó y hasta triplicó. Estamos en valores altísimos de trastornos de salud como ansiedad, pánico, insomnio. Todo eso ya está pasando y se va a agravar. El desafío es para los médicos pero también para los medios de comunicación. 

¿Cuál es la responsabilidad de los medios de comunicación?

Tenemos que alentar como periodistas a que la población tome conciencia de que la pandemia vino para quedarse para largo tiempo, que los cuidados se deben tomar porque son efectivos, que si tomas las precauciones que tenes que tomar es mucho más difícil que te contagies. Y al mismo tiempo poder sostener la vida lo más parecida posible a lo que teníamos, sin descuidar los lazos afectivos, lo social. El aislamiento puede ser mucho más peligroso que el virus. 

El objetivo que me pondría como periodista en este año es colaborar con que la población se cuide del Covid pero que no descuide el resto de los aspectos de la vida que son sumamente importantes y hasta vitales. La salud mental, es algo que descuidamos periodísticamente por estar corriendo detrás de la novedad… bueno ya dejó de ser una novedad la pandemia, tenemos que ocuparnos de todas las temáticas porque el tendal que va a dejar la pandemia de Covid en cuanto al impacto en la salud mental y en otros aspectos de la salud va a ser inconmensurable.

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB