El abordaje interdisciplinario como filosofía de trabajo

person
calendar_today
Redes es un espacio terapéutico que nació hace seis años y está destinado a niños y adolescentes. Mejorar la calidad de vida, la gran apuesta.

Redes, Espacio Terapéutico es una de las instituciones de la ciudad que se dedican a abordar de manera integral el tratamiento de los pacientes que llegan, desde hace seis años al lugar, época en la que comenzó este proyecto.

Se trata de un equipo formado por profesionales que provienen de distintas disciplinas y están especializados en diferentes campos, pero aseguran “buscar un objetivo en común” que “se vuelve más sencillo de alcanzar” gracias a la voluntad de todos los actores intervinientes.

Cuando hablan de “todos los actores intervinientes” a quienes hacen referencia Andrea Vanzetti, Licenciada en Kinesiología y Fisiatría y Alejandra Mir, psicóloga especialista en niños, es no solo al grupo de profesionales que trabajan de manera articulada con ellas, sino a sus propios pacientes y las familias, y también a los demás grupos e instituciones que participan en el proceso de sociabilización de los pequeños.

Desde sus inicios, Redes estuvo enfocado a niños y adolescentes, de hecho, actualmente diez de sus pacientes son parte de la institución desde los comienzos. Este 2020 encuentra al espacio queriendo ofrecer a la ciudad el abordaje interdisciplinario a adultos también.

Los pacientes que acuden a la institución son aquellos que muchas veces realizaron, de manera previa, una consulta con algún neurólogo que pudo diagnosticar y aconsejar realizar alguna o varias de las terapias que ofrece Redes, espacio terapéutico. Allí, luego de una entrevista inicial, se preparan planes de acuerdo a la necesidad de cada paciente.

Algunos de los diagnósticos que le son dados a los pacientes que luego acuden a la institución son niños, adolescentes o adultos que presentan un desafío en su neurodesarrollo y su aprendizaje, por ejemplo, personas dentro del espectro autista o con trastornos motrices y por otro lado con síndromes de angelman o down.

El grupo de profesionales que trabajan activamente interactuando y comunicándose entre sí, en torno a un paciente, consiste en una kinesióloga, una psicóloga, una psicopedagoga, una fonoaudióloga y una terapista ocupacional. Pero a su vez otros diez profesionales trabajan en el lugar para brindar terapias y actividades alternativas y convencionales, “todos con una gran apertura y simpatía a la manera en cómo trabajamos acá, eso es algo muy importante para mí” asegura Andrea.

La ventaja de generar un equipo interdisciplinario, radica en que cada miembro aporta al conjunto los conocimientos y habilidades derivados de su profesión, y a la vez se complementa con los demás.

La interdisciplinariedad le otorga al equipo características como la complejidad, creatividad o dinamismo, siendo en esencia transformadora. Pero sin duda uno de los rasgos más destacables es que emana de la necesidad de cooperar para lograr metas comunes para las personas.

“El trabajo interdisciplinario en lo que respecta a salud no es algo sencillo de alcanzar, pero sus resultados son muy valiosos para el niño y la familia. Quien se involucra a trabajar de esta manera, tiene que estar abierto y orientado a unificar criterios” reflexionan las especialistas. 

Al mismo tiempo que resumen todas las cosas que las familias encuentran en los espacios en donde se abordan las terapias de esta manera “nosotras armamos las terapias por bloques de horarios, es un trabajo arduo pero que entendemos que les facilita el traslado y la jornada a los padres o la familia”.

“A su vez tenemos comunicación permanente con la familia y el ámbito educativo, para que de manera recíproca podamos apoyar el trayecto terapéutico y educativo”. “La familia es la base fundamental para que el tratamiento funcione. Las familias se comprometen y aportan información sobre la rutina y necesidades del niño”.

En líneas generales, este tipo de abordaje tan de esta época, permite la posibilidad de que se produzcan flujos de comunicación enriquecedores, y los componentes son capaces de intercambiar opiniones de forma constructiva, a fin de brindar respuestas integrales a las demandas específicas de las personas.

“Hoy en día la mayoría de las condiciones que pueden presentar nuestros pacientes, son mucho más visibles que en otros tiempos, se habla más, se escucha más, se entiende más y sobre todo se respeta más. Por ejemplo, actualmente las obras sociales cubren casi la totalidad de estas terapias, cuando hace años ni siquiera se diagnosticaban correctamente”.

Este proyecto, que lleva años en la ciudad, parece haber nacido de cada recorrido individual de los profesionales que forman Redes Espacio Terapéutico y que, por eso mismo, se fueron unieron bajo un proyecto común que comenzó hace seis años y que al día de hoy sigue sumando especialistas en cada área que comparten ese abordaje interdisciplinario que persigue como mayor objetivo “brindar espacios y recursos para mejorar la calidad de vida que incluye, por supuesto, la interacción en el medio social”.

Terapia asistida con perros:

Los perros son una de las mascotas preferidas por muchos, ofrecen compañía y cariño incondicional y saben hacerse querer. Además, los perros tienen una manera particular de aceptar a las personas sin juzgarlas. Es por ello que cada vez son más las terapias psicológicas que emplean a los canes como soporte.

Con el objetivo puesto en hacer la diferencia desde su espacio, Andrea sumó esta opción. “La terapia asistida con perros es un recurso terapéutico dentro de todos los que existen en la kinesiología. La propuesta es sacar al niño fuera de la estructura del consultorio”.

La profesional, asegura que los resultados para los niños son enormes “la terapia a través del juego, les hace estimular a los niños sentidos como lo sensorial, lo afectivo o la comunicación. También motiva la atención y la concentración”.

Este tipo de tratamiento permite trabajar desde una perspectiva más lúdica aquellas patologías que afecten tanto a la salud física como a la salud mental. Mini, Etam y León son los tres ”compañeros de trabajo” de Andrea que desde pequeños fueron adiestrados, y sirven como nexo de unión entre la terapeuta y sus pacientes.

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB