Avenida Illia tiene 204 pozos en los 4,5 kilometros de su extensión

person
calendar_today

Contamos los pozos que tiene la arteria desde el arroyo hasta Irigoyen. De la mano que va desde Funes hacia Rosario son 104. A la inversa, 100.

 

El arreglo de la Avenida Illia es uno de los reclamos más punzantes entre los funenses. Quienes se animan a viajar en auto o moto por ahí o los que viajan en alguna de las líneas de colectivos que ingresan por esa calle, ya saben que deben circular despacio, ir preparados para sujetarse fuerte y esquivar un centenar de pozos que día a día permanecen inmutables desde hace años, cuando no se agigantan a cada lluvia.

 

En total son 204, sólo si se cuentan los pozos. Restan decenas de “panzas” u “ondas” de pavimento que zarandean a cualquier rodado. En toda la traza, que comienza en el límite de la ciudad con Rosario a la altura del arroyo Ludueña, hasta la rotonda de Irigoyen, donde finaliza la avenida y comienza Fuerza Aérea, se cuentan 204. De la mano que va desde Funes hacia Rosario son 104 pozos. A la inversa, 100.

 

En su mayoría se concentran en dos tramos clave: el puente del acceso al Aeropuerto, donde se incorporan dos manos vehiculares que llegan a velocidad y recaen en un juego de esquives hacia un lado u otro. Otro sector minado es paradójicamente el acceso a la ciudad. Cuando la continuación de calle Mendoza en Rosario cruza el arroyo Ludueña, la avenida Illia comienza su traza con un caso severo caso de “celulitis”.

 

Raconto de qué pasa con Illia y por qué sigue como sigue

 

-Enero 2017: Desde Nación se anunciaba el financiamiento de la obra de ampliación y repavimentación de toda la traza de Av. Illia: más de 73 millones de pesos destinados a arreglar sus 4 km y medio.

 

-Julio 2017: En llamado a licitación, la obra fue adjudicada a Rovial S.A. por 80.9 millones de pesos.

 

-Agosto 2017: La licitación fue denunciada por supuestas irregularidades, ya que otra firma había presentado un proyecto por un millón y medio menos.

 

-Septiembre 2017: Bronca en el privado y entre los concejales ya que desde el Ejecutivo municipal no mostraban el decreto de adjudicación. Marcha atrás obligada con el proceso licitatorio.

 

-Noviembre 2017: Barreto confesaba que “no se cumplirán los plazos previstos” y que “viene demorada por Nación”.

 

-Enero 2018: El Ministro de Infraestructura provincial José Garibay reveló que el Municipio "nos planteó si podíamos colaborar acompañando el financiamiento". ¿La respuesta?: es una obra “ya licitada, que ya tenía una fuente de financiamiento”.

 

-Junio 2018: Nación le pide al Municipio “fraccionar” la obra en cuatro etapas. El nuevo cálculo -dividido ya en cuatro tramos- ya tenía una estimación que superaba los 96 millones. En ese momento el dólar recién llegaba a un pico de 25 pesos.

 

-Diciembre 2018. La Municipalidad llamaba a licitación nuevamente, pero solo para el BACHEO de un tramo. ¿El monto? 330 mil pesos.

 

-Enero 2019: Dos años después del anuncio de la gran obra. Se siguen contando pozos y baches: Ya son 204. ¿Quién da más?

 

Comentarios