“Cada vez hay más gente en Funes que la está pasando mal”

person

Lorena Velozo empezó hace diez años su labor social al frente Mamás de Corazón. Hoy es una referente y muchos vecinos recurren a ella antes que al Estado.

 

Lorena Velozo se ganó un lugar con su tarea en Mamás de Corazón. Pasó casi una década desde que, sola, decidió arrancar con el reconocido grupo solidario. Hoy tiene un nombre, un valor en sí misma, y también tiene autoridad para hablar de ciertos temas que algún@s prefieren evadir. Arriba de su bicicleta, Lorena conoció las realidades más “insospechadas” de Funes. Palpó, no se lo contó nadie, las problemáticas de adicciones y violencia en las calles de la ciudad. De eso habló con InfoFunes.

 

-Hace casi una década que arrancaste con Mamás de Corazón ¿Por qué hacés lo que hacés?

-Porque me sale, porque lo siento, siempre digo lo mismo, me nace, es mi esencia. Es una pasión, disfruto cada vez que hago una actividad con Mamás de Corazón, me comprometo. Me indigno cuando mucha gente me pide ayuda y no puedo, porque no tengo los medios, eso me enoja mucho.

 

-¿Es mucha la cantidad de gente de Funes que te pide ayuda?

-Sí, cada vez más. Es la situación también, cómo estamos viviendo, este año fue duro, cada vez hay más gente en Funes que la está pasando mal y parece increíble que antes de llegar al Estado pasa por mí.

 

-Tu laburo en Mamás dio pie a que conozcas ciertas realidades de la ciudad, ¿cómo observás a Funes en el plano social?

-Si tendría que dar un número del 1 al 10, en 5. Cada vez hay más casos sociales, de todas las temáticas. Lo que noté mucho, porque el laburo de Mamás de Corazón me llevó a lugares insospechados, es cosas que eran reales y que no todos las vemos de la misma manera. Casos de violencia, adicciones, yo no camino, pero ando en mi bicicleta para todos lados y me llego a lugares tristísimos. Es triste, siento que el Estado está ausente, siento que se pueden hacer cosas con poco y no se hacen y si se hacen no se ven. La problemática con las adicciones crece a pasos agigantados, una cosa muy mínima que se podría hacer es trabajar en la escuela, no esperar hasta la secundaria. Aunque sea con una charla, y no solo con las adicciones, el alcohol también.

 

-¿Pero hay zonas de Funes que son más violentas que antes?

-Sí. Yo siento que se está naturalizando eso, hoy en día es muy común que un pibe de 13, 14 años se fume un porro y antes no. Veo que nadie hace nada para disminuir, para que eso no siga creciendo. Antes se veía solo de noche, hoy lo podés ver todo el día, en plaza, en espacios verdes, y está naturalizado. No se esconden, ahora como que te lo están mostrando.

 

-¿Afecta cien por ciento a los jóvenes?

-Los afecta en gran porcentaje, pero acá en Funes hay varios referentes no tan jóvenes que están en esa problemática, históricos. Y eso es lo que también indigna, están plantados haciendo sus cosas y nadie hace nada.

 

-¿El Estado, Municipio, Policía, conoce esas prácticas habituales?

-Yo siento que si yo lo sé y todos lo sabemos, más allá de que nadie se quiere involucrar en la problemática, ellos lo saben.

 

-¿Y no hay interés en trabajarlo?

-Hace un rato estuve hablando con una persona a la que considero referente. Me contó su experiencia hace ocho años, trabajando en la ciudad, vieron cómo se entraba y salía la sustancia, hablaron con el gobierno de ese momento y la policía y la respuesta fue: `Con eso no nos metemos, no podemos hacer nada`. Llegamos a la conclusión que si en ocho años se pudo ver eso, hoy está peor.

 

-¿Está relacionado con la violencia?

-No en todos los casos, conozco adolescentes con los que tengo trato que, al no tener educación, al no estar contenidos en la casa, a estar deambulando en la calle todo el día, van a lo fácil ¿qué es lo fácil? Alguien que te provea droga y venderla, total ellos lo toman como un trabajo. La ayuda que presta el Estado para que esos chicos salgan es muy precaria. A mí me tocó estar de los dos lados, y siempre pensaba que nadie está exento a pasar por una situación de que tu hijo tenga problemas con adicciones, nadie. Es tanta la manipulación que reciben esos chicos, tan fácil los convencen que lo toman como un trabajo.

 

-¿Hay lugares de venta de drogas bien identificados en Funes?

-No sé si están bien identificados, pero hay lugares históricos. Como dije antes, si yo lo sé, lo sabe mucha gente. Y si lo sabe mucha gente, lo sabe el Estado, lo sabe la policía. Y eso es lo que enoja a uno, me enoja ver cómo crece toda esa problemática, cómo se están llevando a los pibes, siento que no se está trabajando. Yo quiero hacer, quiero trabajar, soy mamá de seis hijos, tengo dos adultos, un adolescente y tres menores, y no sé lo que me va a pasar el día de mañana, porque a mi hijo le puedo dar la mejor educación, inculcarles los mejores valores, que sigan por el camino debido, y en un minuto se desvió y…yo siento que se pueden hacer muchas cosas, saldría a caminar, buscaría un vínculo, no estaría sentada en una oficina esperando a que los chicos que tengan problemas o la familia vaya a pedir ayuda.

 

Comentarios