Funes

Salones de fiestas atraviesan un momento único e histórico de crisis

person
calendar_today
Se sabe que serán de las últimas actividades que volverán a la normalidad y hasta se estima que todo el invierno también estará perdido. La situación es desesperante.

Todo el sector se encuentra atravesando por una etapa crítica para su rubro. Es sabido que serán de las últimas actividades que se reactiven. A nivel provincial, se habla de que -quizás- en octubre se activen los salones de fiestas, boliches y pubs, ya que son uno de los sectores que más gente convoca y es lo que se ha querido evitar desde el comienzo de la pandemia.

Ezequiel Iza, titular del salón “La Arbolada”, charló con InfoFunes para difundir los inconvenientes y la incertidumbre que están viviendo él y sus colegas. A puertas cerradas, sin ingresos ni reservas, afrontando gastos, debiendo reprogramar fechas y sin un horizonte claro ni cercano.

“Se formó una cámara de Eventos y Afines y eso nos permitió hablarnos entre todos los colegas del rubro y plantear nuestra situación, lo veo productivo porque dentro de la cámara hay gente que se preocupa, se mueve y pudimos instalar el tema con las autoridades correspondientes. La situación en alarmante para todos, incluso entiendo que para algunos colegas puede ser peor ya que se les suma el costo alto de mantenimiento de estructuras”, relató a nivel general.

Volviendo a su realidad en particular, Ezequiel contó: “Si bien no cancelamos ningún evento si pospusimos todos, un total de 22. Empezamos a poner como fecha agosto, pero por cómo viene la cosa, quizás debemos volver a reprogramar. De todas maneras, vamos a empezar a volver a eso cuando tengamos una fecha que auspicie nuestro inicio de actividades, sino es hacer futurología y lleva un desgaste grande para nuestros clientes y para nosotros”.

Lo más alarmarte para todo el sector del cual forma parte es la incertidumbre que se maneja. No hay una fecha estimativa y oficial, ni cercana ni lejana que puedan considerar. “Eso es lo que más necesitamos saber, porque sin tener un horizonte, no nos permite programar y trabajar en función de...”, se lamentó el empresario. 

“Si supiéramos que a partir de tal fecha vamos a poder trabajar, el panorama cambiaría bastante, hoy solo podemos acompañar a nuestros clientes sin poderles dar respuestas contundentes. Nuestra premisa fundamental es darle respuesta a nuestros clientes que nos contrataron. En este trabajo se viven mucho las emociones, eso es lo que vendemos, momentos felices, así lo entendemos; esto nos corre del eje de lo que sabemos hacer”, dice.

En cuanto a los compromisos asumidos con su salón, pudo mostrarse positivo y llevar tranquilidad a quienes programaron eventos y se vieron impedidos de concretarlos por el decreto de aislamiento obligatorio: “Todos nuestros compromisos asumidos los vamos a cumplir perfectamente, esperemos sea lo más pronto posible”.

El parate del rubro no sólo alcanza a los dueños de los salones y a los protagonistas de los eventos: matrimonios y cumpleaños de 15 sobre todo; sino que perjudica a muchos otros rubros asociados como por ejemplo mozos, empresas de catering, de sonido, luces, decoración y demás. “Según los datos relevados, en la industria generamos trabajo para más o menos 20.000 personas”, finalizó Iza.

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB