Domingo, 21 de Julio 2024
Sábado, 06 de Julio del 2024

Los nombres detrás de Paséa, se demora la venta del Obrador y Damfield contraataca

Cómo piensan los desarrolladores del nuevo shopping. Además, prorrogaron el plazo para presentar ofertas por el Obrador y Estancia Damfield prepara su defensa.

El gobernador Maximiliano Pullaro paralizó las obras en dos barrios cerrados funense por no estar autorizadas y estalló el círculo rojo. Estancia Damfield, uno de los afectados, prepara su defensa y sospechan de una mano negra. Las razones detrás de la decisión de que el decreto sea firmado por todos los ministros. Santacroce profundiza su rivalidad con el gobierno provincial pero busca un reaseguro. Además, detalles sobre Paséa, renovaciones en Unidos para Cambiar Santa Fe y los motivos detrás de la prórroga en la apertura de sobres del Obrador.

Pase, siéntese, lea y tómese Un Café por Funes:


El contraataque de Estancia Damfield

La paralización de las obras en dos barrios cerrados ordenada por el gobernador Maximiliano Pullaro sacudió la agenda de la semana que pasó. No solo por las consecuencias para ambas urbanizaciones, sino por el impacto que puede llegar a tener la decisión en la lluvia de inversiones privadas que vive la ciudad. 

Los casos tienen similitudes y diferencias. Tanto Estancia Damfield como La Reserva fueron paralizados por empezar las obras sin autorización y ambos están cerca de la presa retardadora del Arroyo Ludueña. Sin embargo, mientras que La Reserva no tenía solicitudes presentadas en ninguna oficina pública ni tampoco la prefactibilidad aprobada en el Concejo municipal, Estancia Damfield había tenido avances en su proceso de obtención de la factibilidad hídrica y de la aprobación de su evaluación de impacto ambiental. 

Contra estos avances apuntan los fundamentos del decreto que paralizó Estancia Damfield: el gobierno provincial sostiene que fueron aprobados sin que se cumpliera con la normativa vigente, tanto la general que aplica a cualquier loteo como la específica que apunta a proteger la zona de la Represa “Gualberto Venesia” y la Reserva San Jorge -leyes apuntadas, de paso, por su mala técnica legislativa-. 

En el entorno de Érika Gonnet, exministra de Ambiente durante la gestión de Omar Perotti, hay tranquilidad: sostienen que esa cartera solo dio el visto bueno para la construcción del complejo deportivo y que los loteos nunca llegaron a su ámbito de incumbencia porque nunca pudieron superar el paso anterior, que es la factibilidad hídrica. 

A fines del año pasado, Estancia Damfield quiso apurar los tiempos y presentó una evaluación de impacto ambiental. Gonnet respondió que debían esperar un informe solicitado al Instituto Nacional del Agua para establecer qué se podía hacer y qué no en la zona de la Represa. Esa es la causa de la tranquilidad que dicen tener en el equipo de Gonnet. Ese informe, en teoría, llegará esta semana. En la Provincia no esperan que aporte mucho, por eso decidieron avanzar con la paralización antes de tenerlo en sus manos.

Mientras tanto, la Municipalidad -como así también algunos concejales- entiende que la discusión en torno a Estancia Damfield radica en su ubicación: ¿Está o no está dentro del área de preservación de la Represa? En Funes están convencidos de que no y, por lo tanto, el barrio cerrado podría terminar de construirse. El gobierno provincial no coincide. El proceso administrativo ya está en trámite y Estancia Damfield coquetea con recurrir a uno de los estudios jurídicos más importantes en materia de derecho administrativo del país.

Algunas aristas de la defensa de los desarrolladores trascendieron y suenan más a contraataque: pidieron que se sume al expediente el estudio de factibilidad hídrica con el que se habilitó Kentucky, ubicado enfrente. Ese pedido, que busca transformar la medida del gobierno provincial en una bomba de racimo para todos los desarrollos que hay en Funes, se condice con las voces tanto de la política como del mundo empresario que sospechan de un cierto direccionamiento en contra del desarrollo propulsado por alguno de sus competidores. En ese sentido, las miradas apuntan a un profesional que intervino en el informe de Asuntos Hídricos que detonó el conflicto.  

Un detalle más: ambos barrios fueron paralizados con sendos decretos del gobernador firmados por todos los ministros y no por una decisión administrativa suscripta por funcionarios del área. ¿La razón? Detrás de los desarrollos hay varios inversores, entre los que se destacan nombres importantes del círculo rojo rosarino. En la Casa Gris no quisieron dejar servida la posibilidad de que un ministro utilice la excusa de que o “no sabían de la medida” o “la quisieron frenar, no pudieron y por eso no firmaron” para quedar bien con esos pesos pesados del mundo privado. 


El reaseguro de Santacroce

Lógicamente, la decisión del gobernador Pullaro puso en alerta a Roly Santacroce. Los aportes que los desarrolladores inmobiliarios hicieron para obras en la ciudad vía el sistema de plusvalía apuntalaron de manera indiscutible la gestión del alcalde funense. “Quieren perjudicar al modelo de desarrollo de Funes”, bramó el intendente, quien además aprovechó para profundizar su enfrentamiento con el gobierno provincial.

Ese enfrentamiento se enmarca en la estrategia de posicionamiento provincial de Santacroce, quien quiere ser candidato a diputado nacional el año que viene y asegura tener abrochado el apoyo del gobernador cordobés Martín Llaryora. Esa mala relación con el gobierno provincial puede tener sus contras, por lo que el alcalde busca un reaseguro: esa es la razón por la que se reunió con Javier Milano Rodríguez, secretario de Provincias y Municipios del gobierno nacional.

El encuentro tuvo lugar el lunes, en Buenos Aires. Milano Rodríguez recibió a una comitiva de cuatro intendentes peronistas santafesinos: aparte de Santacroce, también estuvieron Adrián Maglia, de Granadero Baigorria; Daniel Cinalli, de Capitán Bermúdez; y Horacio Compagnucci, de Las Parejas. El sueño de los alcaldes es, aprovechando que el gobierno de Javier Milei parece abrir la billetera, ser bendecidos con obra pública nacional sin tener que recurrir a la intermediación del gobierno provincial. 


Los nombres detrás de Paséa

Este miércoles, InfoFunes adelantó en exclusiva detalles de Paséa, el shopping que estará ubicado frente al Aeropuerto que tendrá más de sesenta locales comerciales, un cine, una universidad privada, un centro médico, un gimnasio con pileta semiolímpica, un hotel, oficinas y hasta casi cuatrocientas cocheras subterráneas. El momento más álgido de la inversión -de más de US$20 millones- será en marzo del próximo año, cuando los desarrolladores esperan poder iniciar las obras. ¿Corte de cintas? Varios factores pueden incidir en el plazo, pero apuntan al día de la madre de 2026.

La pregunta que se impone es: ¿por qué la demora? La prefactibilidad de los Concejos de Funes y Rosario al proyecto -ubicado en un terreno sobre el límite de ambos municipios- fue otorgada en 2019, e incluso ya se abonó la plusvalía con la pavimentación e iluminación de Tomás de la Torre. Más allá de la pandemia, los desarrolladores cuentan que les costó encontrar al proyectista adecuado, por lo que se dificultó darle forma al masterplan.

En ese sentido, fue clave el ingreso de los nuevos socios. Los terrenos son de la desarrolladora GM Real State que preside Arturo Trini. Tiempo después, se sumaron dos constructoras al proyecto: Edeca y Pellegrinet. Pellegrinet fue la empresa encargada de edificar el Alto Rosario, por lo que propuso recurrir al estudio que diseñó ese shopping. Así fue que los socios decidieron confiarle la idea a PFZ, el renombrado estudio de los arquitectos Juan Pfeifer y Oscar Zurdo, quienes terminaron de darle forma a Paséa.

Los desarrolladores pretenden un espacio que tenga circulación constante de gente. El formato clásico de los shoppings solo con locales comerciales quedó antiguo, no solo por el crecimiento del comercio online sino también porque genera movimiento a partir de las seis de la tarde, cerca del fin de semana. Por eso, en Paséa buscaron que el proyecto esté repartido en tercios entre las áreas comerciales, la oferta gastronómica y los espacios de servicios como el gimnasio o la universidad. Además, las cocheras subterráneas buscan ganar espacio y privilegiar la vegetación.

Con el nombre también hubo reforma. Si bien hace unos años trascendió que se llamaría Aeropuerto Mall, la versión nunca caminó. Los inversores confiaron en la agencia de publicidad rosarina Ellecktra, conocida por tener clientes tales como Grupo Oroño, Transatlántica, Mercedes Benz, Porsche o Banco Santa Fe. Tras sacarle bolilla negra a Aeropuerto Mall o cualquier otro nombre con esas palabras, del brainstorming surgió Paséa, con la tilde.