Martes, 16 de Agosto de 2022

Le pidió casamiento a su novio en pleno partido de fútbol en Funes

Rocío tuvo de cómplice hasta al árbitro para sorprender a Franco, su pareja. Pasó en el Liceo, en la Copa Pymes. Detrás, una hermosa historia de amor.

Le pidió casamiento a su novio en pleno partido de fútbol en Funes
Jueves, 19 de Agosto del 2021

Está terminando el partido de Segurola y Habana en el predio del Liceo Aeronáutico Militar de Funes y el árbitro llama a Franco, uno de sus futbolistas, y le saca una tarjeta. Pero no es ni amarilla ni roja, es azul. Y dice: "Franco, mirá a tu alrededor".

Y a su alrededor está Rocío, su novia, arrodillada con una pequeña caja con alianzas en su mano, rodeada de tres amigas que sostienen tres carteles que dicen TE QUERES CASAR CONMIGO. Franco se emociona, se saca su camiseta, se arrodilla para abrazar y besar a la chica y decirle que sí. Todos aplauden.

La escena podría formar parte de alguna película o serie, pero pasó de verdad este fin de semana en Funes, en medio de la Copa Pymes que organiza la Estancia Deportiva Damfield. "Había muchas posibilidades de que me diga que no, estaba preparada mentalmente para que me diga que no", blanquea Rocío en diálogo con InfoFunes.

"Vos vas a pensar que estoy loca porque hace seis meses nada más que estamos de novios", se ataja Rocío, pero enseguida suelta una historia de amor digna de una película de Hollywood.

"Empezamos a salir en noviembre de 2020 y de novios nos pusimos formalmente en febrero, pero nos conocimos hace 14 años cuando él tenía 14 y yo 16", narra Rocío. "Él iba a la escuela con unos amigos míos y nos vimos en Sonic, un boliche que había en esa época Rosario".

"Aquella vez también me lo encaré yo", dice Rocío y suelta una carcajada. Se autodefine como "despelotada y caradura" en contraste con un Franco "estructurado y muy tímido". Los opuestos que se atraen y complementan, se dice.

"Chapamos, como se decía en ese momento, pero no pasó más nada, de hecho, no nos volvimos a ver nunca más, aunque vivíamos en el mismo barrio, a cinco cuadras, no nos cruzamos nunca más", sigue contando. "Al poquito tiempo me puse de novia con otro chico con quien tuvimos una relación de 13 años y con quien tenemos una hija de 3 años y medio", agrega.

Esa relación se terminó hace dos años, con todo lo doloroso que significa algo semejante. "Fue muy duro pero me sirvió para entender que el tiempo no es garantía de nada, no te dice qué tan fuerte y estable será una relación, es lo que te dice tu corazón y lo que yo siento en este momento es que quiero estar con él para toda la vida y eso es lo que le quise demostrar, que ese es mi compromiso, yo apuesto por eso y vale la pena arriesgarse", dice Rocío.

Pero volvamos a la historia de amor: ahora es Año Nuevo de 2020, cuando la pandemia de Covid-19 no existía como una preocupación en nuestras agendas. "Estuvimos en la misma fiesta, él me volvió a ver y se acordaba de mí, yo ni me enteré que él estaba, ni lo junaba", explica Rocío.

Pero Franco se acordaba de ella, de su cara y su nombre, la buscó en Instagram y la empezó a seguir. "Yo no le di ni cinco de bola porque no me acordaba quién era", sigue contando Rocío y se vuelve a reír. "Hasta que en agosto de 2020 nos cruzamos en el cumple de un conocido, yo lo miraba, lo miraba y lo miraba porque me gustaba pero además había como algo más, y ahí me di cuenta que era él, 14 años después", recuerda.

Un follow devuelto, mensajes directos que se mudaron a WhatsApp y, cuarentenas mediante, un primer encuentro cara a cara. "Salimos por primera vez el 1 de noviembre y desde ese día no nos dejamos de ver nunca, todo fue para adelante, todo es hermoso", dice Rocío.

"A partir de eso me di cuenta que es un amor re sano, re libre, que somos los dos muy complementarios a pesar de que somos completamente opuestos. Creo que la vida nos cruzó por algo", agrega.

La idea del pedido de casamiento se le ocurrió a Rocío, que vive en Rosario y trabaja como profe en la Academia Musas de Funes, apenas dos semanas atrás. Con sus amigas, amigos y familiares de Franco, el árbitro del partido y toda la organización de la Copa Pymes como cómplices, montó la escena. Y todo salió perfecto.

Ahora, la fecha: "Ya tenemos una fecha tentativa, seguramente nos casemos el año que viene porque queremos festejar", adelanta Rocío. Se lo merecen.

Powered by Froala Editor

Comentarios