Escalaron diez días una altísima montaña mendocina y ahora van por el Aconcagua

person
calendar_today
Son dos hermanos que hace más de diez años empezaron a entrenarse para ser corredores. Comenzaron participando de duatlones y triatlones, pero extendieron su gusto por el deporte.


José Peña de 32 años, y de Juan Peña de 39 años, son funenses de nacimiento y pertenecen a una familia de deportistas, allí es de donde nace su pasión. Hace poco más de un mes viajaron a Mendoza, al Cerro Vallecito, ubicado en la ciudad de Potrerillos, para realizar una de las expediciones más largas de su vida: duró 10 días y su objetivo era llegar a la cumbre más alta, que es la del Cerro Plata.

La idea de esta expedición surgió hace aproximadamente unos cuatro meses cuando los hermanos acompañados por un amigo, Alvaro Ariente, se encontraban en una expedición también en Vallecito, pero con el objetivo de hacer una cumbre de menor altura. Allí quisieron ponerse a prueba, y decidieron que iban a volver al lugar para subir el cerro más alto del valle.

“Realmente para nosotros hacer algo como esta expedición era algo impensable, pero la motivación principal siempre la mantuvo Alvaro, él tenía que el hecho era concreto, que en febrero íbamos a realizarlo. Así fue como se terminó dando la expedición, además de que nos fue guiando en nuestro entrenamiento, el cual empezamos tres meses antes. Nosotros le decimos que es nuestro director técnico, además en el momento de la expedición fuimos asistidos y guiados por él”, contó Juan.


La experiencia tuvo varias etapas, los primeros cuatro o cinco días se dedicaron a realizar lo que se conoce como el proceso de aclimatación, esto consiste en adaptarse físicamente al lugar y a la altura, luego siguieron ascendiendo a diferentes campamentos para pasar la noche, hasta llegar al campamento base donde descansaron cuatro días, para poder realizar el NON STOP, esto significa llegar a la cumbre del cerro y volver a bajar en un mismo día sin parar. Luego de eso emprendieron la bajada y la vuelta a casa.






La expedición día a día
+Día 1, 15 de febrero: llegaron a los refugios, ascendieron al campamento Piedra Grande a 3600 metros sobre el nivel del mar (MSNM).
+Día 2, 16 de febrero: ascenso al campamento Salto de Agua a 4300 MSNM.
+Día 3, 17 de febrero: caminata de aclimatación hasta el Col Lomas Amarillas, y Plata Vallecitos a 4900 MSNM y regresaron a Salto.
+Día 4, 18 de febrero: descanso y caminata suave por el campamento Salto de Agua.
+Día 5, 19 de febrero: salieron de Salto. Llegaron a la cumbre del Cerro Plata a 5950 MSNM, descendieron a Col a 5200 MSNM y cumbre cerro Vallecitos a 5450 MSNM. Regresaron a Salto, con un tiempo total de 11 horas y 30 minutos.
+Día 6, 20 de febrero: desde Salto de Agua se dirigieron a cumbre cerro Lomas Amarillas a 5125 MSNM. Regresaron a Salto y descendieron a los refugios.
+Días 7/8/9, 21, 22 y 23 de febrero: descanso y recuperación en el refugio San Bernardo 2800 MSNM.
+Día 10, 24 de febrero: saliendo desde los 2900 MSNM, del refugio Mousy, su punto de referencia, llegaron a la cumbre del cerro Vallecitos a 5450 MSNM, regresando al refugio Mousy con un total de 7 horas y 51 minutos, es decir, el NON STOP sin pausar el reloj, con vientos muy fuertes y temperaturas muy bajas. Al terminar regresaron a casa.

La experiencia y el desafío

“La verdad fue difícil, el primer día llegamos muy motivados e hicimos el primer ascenso contentos. Al tercer día ya empecé a extrañar a mi familia, a mi hija, a mi señora, y me replanteaba qué hacía ahí o para qué me exponía a eso si podía estar en mi casa tranquilo. Pero bueno, es todo un proceso, hay que saber que la cabeza tiene esos procesos, y es cuestión de superarlo, cuando uno logra superarlo viene lo bueno, exponerse un poco, salir de la comodidad, del día a día”, expresó José sobre los días en la montaña.

“Nosotros vamos allá a buscar el desafío personal, ya que nos hace sentir bien el hecho de poder ir superándonos. Otra cuestión es que nosotros vamos sin presión, a diferencia de lo que son las carreras, es solamente una cuestión de desafío personal y por eso es que vamos con la idea de se hace lo que se puede y lo que no, no. El NON STOP, hasta el día anterior, no sabíamos si lo íbamos a hacer, todos los días anteriores que fueron de preparación, los hicimos sin saber si íbamos a poder llegar a nuestro objetivo, porque todo depende de las condiciones climáticas, físicas y otras cuestiones, y nosotros solo tenemos 10 días, si en esos días no se logra el objetivo, no lo hacemos”, explicó Juan sobre la expedición.

Sus objetivos a futuro son seguir realizando diferentes desafíos e ir superándose día a día y para la próxima expedición se pusieron un objetivo con la vara bien alta: poder llegar a hacer cumbre en el Aconcagua, el cerro más alto de toda América.



Comentarios