Cuentos para “cuarentenear” con los más chicos

person
calendar_today
La llegada de la cuarentena fue muy repentina y la rutina de grandes y pequeños se vio interrumpida de un día para el otro. El desafío de muchos padres por estos días pasa por poder entretenerlos.

David Gastelú y Trini Marrone son amigos y compañeros de trabajo. Ambos trabajan en el colegio Raúl Arino y coordinan el taller de “Juego y Crianza” en el club UGR. Cuando la cuarentena obligatoria llevaba menos de un día, decidieron comenzar a grabarse, para contarles un cuento a los niños. Fue tan buena la repercusión que siguieron haciéndolo y en cada entrega, suman una nueva sorpresa.  


Ambos poseen, de manera innata e incrementada por sus profesiones, herramientas para vincularse con los pequeños. David es actor, director y profesor de teatro en la Tramoya y en Arino; y Trini es Licenciada en Psicopedagogía, docente y especialista en atención temprana. 


“A los dos nos gusta mucho leer, ambos trabajamos a diario con niñas y  niños y disfrutamos del vínculo con ellos a través de herramientas como los cuentos, el arte, el teatro, el juego, que permiten inventar otros mundos y transformar este, para comprenderlo. Disfrutamos de la literatura infantil. Esta idea surge a partir del interés de mantener un lazo con los niños y las niñas”, aseguran ambos. 


Desde el comienzo, la propuesta buscó no ser una actividad más que “deban hacer las familias” en este tiempo. “Imaginamos a muchas familias llenas de obligaciones por cumplir en este aislamiento y quisimos ofrecer un producto que conecte con el placer de que te lean un cuento”.


La gran hazaña de todos los docentes por estos días, es poder recrear a través de lo virtual, lo que logran día a día en sus aulas. Quitar lo presencial trae consigo el riesgo de “poder llegar a perder” esa química que se genera entre el docente y el grupo los primeros meses escolares. 


“La idea de alguna manera fue seguir estando presentes, transmitir: no nos olvidamos de ustedes, y desde acá queremos conectar con el placer y la alegría, a pesar de este tiempo complejo que nos toca vivir, a los grandes y a los chicos”, reflexionan ambos sobre lo que los motivó a empezar.


Ya fueron tres “las entregas” de la dupla y cada una ha sumado más cantidad de reproducciones: “Las devoluciones fueron muy buenas y por sorpresa también los grandes disfrutaron. Nos alientan y dan consejos para mejorar, porque lo que hacemos es muy casero.  Nos alegra saber que desde los hogares han acontecido escenas que son posibles si hay disponibilidad para jugar y crear.  Los más chicos se las ingenian siempre para mostrar sus capacidades imaginativas”. 


Pensando en esas repercusiones, agregan: “Nos han contado mamás y papás que después haber escuchado uno de los cuentos una nena se fue a vestir y a peinar porque nosotros bromeábamos con que los veíamos que estaban todos en pijama y despeinados. Nos cuentan que los chicos nos responden cuando nos escuchan. Esa fue la intención ponernos a jugar nosotros y que eso resuene en cada casa y en cada niño o niña de maneras distintas, como ellos quieran, como ellos puedan”. 


Como Trini y David fueron decenas las personas que, desde sus hogares en la ciudad y con las posibilidades que brinda hoy en día Internet, han aportado a la causa. Grabando videos o haciendo “vivos” en las redes sociales para difundir un show de magia, una receta de cocina, un show infantil de personajes de Disney y cuanta actividad lúdica y recreativa pueda servir para alivianar el aislamiento de los niños. 


Sobre los tres cuentos elegidos hasta el momento los chicos resumen: “Son cuentos que nos gustan y de los que disfrutamos, eso es lo más importante. Para poder provocar interés por leer en otros, es necesario que quien lee sienta placer y esté interesado en eso. A la vez, son cuentos que ya hemos contado y sabemos que se disfrutan”. 


Leer cuentos de manera virtual fue una de las tantas actividades que si bien surgieron a partir de este contexto, pueden haber nacido y encontrado un lugar. “Como docentes nos invita a reconocer herramientas tecnológicas como medio para acortar distancias y sostener lazos y, por otra parte, a valorar la presencia cuando ésta es posible”. 


Es fundamental que los cuentos los cuente alguien: no da lo mismo poder escuchar un cuento en una ronda, tirados en una manta a que nos lo cuente un dispositivo tecnológico, no nos genera lo mismo. Por eso, “hoy hacemos el intento de que la literatura, que es muy poderosa, los acune, a través nuestro”, dicen los docentes. 


Finalmente, reflexionando sobre la importancia de los cuentos y la literatura en general en la infancia, los profesionales coinciden en su capacidad “creativa” y humanizante”. 


“La literatura nos permite participar de historias distintas a las nuestras, es una provocación a trascender la realidad”, señalan; y siguen: ”Estamos hechos de historias, en las canciones, en los relatos, en los cuentos, en las nanas, en las anécdotas, se va armando nuestra experiencia de vida como sujetos”.

 

“Los cuentos, por lo general, no nos dejan igual que antes de leerlos. Nos ofrecen la posibilidad de ubicarnos en un lugar activo. Es importante en este tiempo (y siempre) que los adultos podamos ser conscientes de que lo que ofrecemos a los chicos, a ellos y a nosotros. Los adultos tenemos el privilegio y la responsabilidad de mostrar el mundo y nosotros creemos que este mundo es mejor si leemos e imaginamos otros mundos posibles”. 






Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB