Con su bici como única herramienta, armó un Street View de Funes

person
calendar_today
Se trata de un trabajo que el funense Franco Benedetti viene haciendo desde el 2013, totalmente ad honorem. Logró hacer el mapa online más completo de la ciudad.
Un muchacho recorre la ciudad en bici y la mapea desde hace años. Uno de los mapas más completos de Funes y mucho del contenido que existe sobre la ciudad en Wikipedia son el resultado de su hobbie.

Franco Benedetti comenzó a mapear la ciudad en el año 2013. Como hobbie, por curioso, por “obsesivo”, como se califica riendo. Todo surgió cuando quiso encontrar en el mapa una dirección en el barrio Funes City y no encontró siquiera el nombre de la calle. Puso todo su conocimiento y capacidad como analista en sistemas, investigó, recorrió todo el barrio y subió detalle por detalle de todas y cada una de las cuadras del barrio al mapeo online colaborativo Open Street Maps (www.openstreetmap.org). Después de ese trabajo ad honorem que le llevó más de un mes, no paró. 

Desde ese momento comenzó a replicar lo hecho en absolutamente todo Funes. Sumó también parte de Roldán y gran parte de Rosario. Se convirtió así en el verdadero cartógrafo no oficial de la región. De hecho, Franco es uno de los pocos cientos de argentinos que colaboran activamente con el mapeo colaborativo de OSM. Son unos 130 aficionados que, como él, se dedican a cartografiar y actualizar los mapas de las ciudades donde viven de manera prácticamente diaria. Él además, lo hace en bici.

“Salgo a hacer ejercicio y me voy anotando todo mientras voy en la bicicleta”, cuenta el fan de los mapas. “Me fijo si hay algún negocio nuevo por ejemplo, marco un punto con latitud y longitud y luego lo actualizo. Me recorrí todo Funes grabando con el GPS, chequeando alineaciones en la bici por todo Funes para ir yo mismo”, explica el joven de 26 años, analista y programador web, que trabaja como empleado de seguridad y dedica gratuitamente tiempo y conocimiento para que todos y todas podamos encontrar información de utilidad.

OpenStreetMap es un proyecto colaborativo, basado en datos libres que las personas, de manera libre y democrática puede ir construyendo y actualizando. Funciona con la misma lógica que Wikipedia, y de hecho funcionan en conjunto. En esta otra gran enciclopedia virtual Franco ha volcado gran parte de la información que fue recolectando en estos seis años de trabajo. Quien “wikipedea” Funes encuentra muchísima información que el curioso funense fue recabando y “socializando” en la web.

“Siempre me interesé en el software libre y en esto todos los que subimos información somos iguales, nadie tiene más jerarquía”, afirma. Democratizar la información, hacerla accesible y verdaderamente colaborativa es la “obsesión” de Franco, que tiene permanente contacto con otros como él y participa de foros y grupos de telegram donde intercambian data. 

“En otras partes del mundo esto es un trabajo, un verdadero oficio. Hay empresas por ejemplo en Estados Unidos o Alemania que contratan personal para que vaya a un montón de países sacando fotos y mejorando el mapa para que sus clientes”, cuenta y confiesa que le gustaría recorrer el mundo haciendo lo mismo que hizo en Funes.

Qué se encuentra en el mapa funense

Más allá de la información que puede brindar un GPS, accesible hoy en día en la mayoría de los celulares, el mapa “de Franco” contiene información verdaderamente actualizada. Se puede observar los recorridos que él mismo realizó por toda la ciudad con fotos de la mayoría de sus calles, con sus respectivas fotos, que realiza como si fuera el autito de Google que realizó el Street View, pero en bici y de onda. 

Hay un detalle, enlazado también a Wikipedia, de los 89 barrios de las más de 15 zonas que tiene Funes, mapeadas, delimitadas y con info sobre comercios, servicios, calles, alturas. Detalles y más detalles de toda la ciudad. “El tendido eléctrico, si es de media o alta tensión, arboleda, veredas, juegos, todo se puede señalizar”, cuenta.

Información de todo tipo: la que sirve para circular por Funes, como el estado de las calles, cuáles tienen asfalto, la velocidad, si hay radares, si hay transporte público y por dónde pasa. Data sobre comercios, oficinas o espacios públicos: dónde hay plazas, cuáles tienen juegos para chicos, comercios, con especificaciones de qué rubro son cada uno. Dónde queda el dentista más cercano, o un taller mecánico donde arreglar la pinchadura de un auto. De todo.

Franco suele actualizar datos todos los días, y está siempre atento a las noticias de nuevos negocios u obras en la ciudad para pedalear hasta el lugar y dejar asentado en Open Street Maps los cambios. Además, saca fotos que sube a la web y quedan liberadas para su uso. Un verdadero altruista de la información.

Información útil para todos y todas

Benedetti participó, colaborando con otro capo de la cartografía libre, en un reciente encuentro de Santalab: una interfaz de colaboración del gobierno de Santa Fe que reúne iniciativas ciudadanas innovadoras aunando esfuerzos de organismos o asociaciones, ciudadanos, empresas y Estado. 

En aquella oportunidad, el funense se sumó a la jornada que se organizó junto a Cilsa, la ONG que trabaja por la inclusión, en donde junto a personas con discapacidad, profesionales de la salud, trabajadores de CILSA y otras instituciones trabajaron para logar un mapa donde identificaron los lugares accesibles de Rosario.

En el nuevo Mapa de la Accesibilidad se encuentran, separados por categorías como bares, bancos o escuelas, las calificaciones y características de cada uno: totalmente accesible, parcialmente accesible y no accesible en silla de ruedas. 

En Funes el mapeo no sería sencillo con un bajo porcentaje de calles asfaltadas y con cordón cuneta, sin embargo los datos que ya se encuentran disponibles en su mapa pueden orientar a quien lo necesite a tomar los mejores recorridos si se lo utiliza. Solo tiene que tipear en un buscador web la página y navegar.

Más manos y más ojos hacen mejores mapas

Franco no duda en pedir colaboración a quien le interese sumarse a su espíritu curioso. “Quien quiera ser registrador en OSM puede hacerlo, vendría genial que haya más gente colaborando”, deja el llamado abierto.



Comentarios