Domingo, 21 de Julio 2024
Sábado, 04 de Mayo del 2024

Algo se cocina en la Quinta, el invitado de lujo y una extraña sociedad en el Concejo

Más detalles sobre el proyecto de la Quinta Natacha. Además, se reactivó la interna de Unidos. Santacroce ofició de anfitrión de una importante visita.

Una constructora funense adquirió las once hectáreas de la histórica y tradicional Quinta Natacha y planea un desarrollo allí. Mientras, entidades se reúnen para pensar pautas que ordenen el crecimiento de la región y surgen necesidades que son un desafío para el futuro, donde Funes juega un rol clave. En el plano político, el intendente Santacroce tuvo un invitado de lujo y un llamativo acuerdo entre radicales y peronistas en el Concejo reavivó la interna de Unidos para Cambiar Santa Fe. Además, ¿qué hay detrás del paro de empleados municipales?


Pase, siéntese, lea y tómese Un Café por Funes:


El invitado de lujo

La semana comenzó con el intendente Roly Santacroce haciendo de anfitrión. Es que el mandamás municipal recibió la visita de Daniel Passerini, el intendente de la ciudad de Córdoba. Santacroce le ofició de baqueano en un recorrido por la ciudad, con paradas en el parque industrial Ciudad Industria, el Mercado Don Bosco y el Centro de Monitoreo, tres hitos de su gestión y del trabajo articulado entre lo público y lo privado.


El encuentro, que había sido adelantado por Un Café en su última entrega, muestra a las claras que el alcalde funense afina sus vínculos con el peronismo cordobés, lo que le servirá de cara a su ya comentada intención de ser candidato a diputado nacional el año que viene. Santacroce amaga con postularse por fuera del peronismo, en un espacio donde tributen intendentes y presidentes comunales peronistas no kirchneristas. En ese sentido, el peronismo cordobés no solo es una fuente de experiencia sino también un ejemplo a seguir.



Los nuevos dueños de la Quinta

Una icónica propiedad funense nos ocupó la semana pasada en Un Café: se trata de la Quinta Natacha, ubicada en la zona rural del norte de la ciudad. Contamos que la histórica y tradicional finca funense -que en los últimos años fue utilizada como locación para fiestas y eventos- había atraído los ojos del mundo inversor y que se estaba cocinando un proyecto urbanístico para el que incluso ya habían existido contactos con la Municipalidad y el Concejo.


La jugadora que se interesó por la Quinta Natacha es CREA, la empresa constructora con más de diez años de trayectoria en el mercado funense. La firma creció al ritmo de los nuevos funenses que eligieron la ciudad y encontraron en ella una buena opción para construir su hogar, pero también gracias a interesados en los dos modelos de inversión que viene ofreciendo la compañía.


Ahora, decidieron dar un paso más y compraron la icónica finca, que estaba en venta hace tiempo. Según informaron desde la empresa, la idea es llevar adelante un “loteo boutique” en las once hectáreas de la propiedad. El desarrollo se suma al de Vida Lagoon y La Guillermina, y demuestran que el norte también tiene potencia para competir en la búsqueda de inversiones con el sur funense, más desarrollado en los últimos años.



El deseo del desarrollo ordenado

Funes es, por lejos, la ciudad que más se desarrolló en el área metropolitana de Rosario, crecimiento motivado principalmente por rosarinos que eligieron a Funes para vivir y, también, por la decisión de la localidad vecina de limitar cierto tipo de emprendimientos urbanísticos como los barrios cerrados. No es la única ciudad que se vio beneficiada por ese progreso, también lo fueron Ibarlucea o Roldán, pero sin dudas es la que más lo capitalizó. Ahora, la región se enfrenta con un desafío: las problemáticas propias de ese desarrollo que alcanzó a toda la región.


Algo de eso se charló en el coloquio Carta Metropolitana, organizado por el Instituto de Desarrollo Regional y el Instituto de Gestión de Ciudades, una iniciativa que busca generar recomendaciones para pensar el área metropolitana rosarina, ordenar ese crecimiento regional y abordar las problemáticas que trajo aparejadas. La palabra clave fue “desarrollo sostenible”, sin frenar el ritmo de inversiones que impone el mercado, pero sí con pautas impuestas por parte del estado con el objetivo de que exista una solución planificada para los inconvenientes que puede acarrear.


En el caso de Funes, se habló de la falta de servicios, principalmente de agua potable, y de cómo la región produce el agua que consume pero, a causa de un crecimiento poco planificado, le cuesta el abastecimiento. También se mencionó la necesidad que surgirá en el mediano plazo de construir una nueva represa para la cuenca del Arroyo Ludueña, una inversión de más de US$50 millones. La cuestión ambiental, el sistema de transporte público, los servicios básicos, la recolección de residuos, la oferta educativa: desafíos que se impone solucionar para apuntalar el desarrollo regional.



El radical y los peronistas

Casualmente, por el lado de la oferta educativa explotó un nuevo episodio de la interna de Unidos para Cambiar Santa Fe, que venía inactiva -al menos, en el plano público- desde que el PRO Carlos Olmedo venció al radical Pedro Giantenaso -ladero de Juan Ignacio Rímini- en las elecciones primarias del año pasado. La disputa, que lideran Olmedo y Juan Ignacio Rímini, tiene como trasfondo el control de la alianza opositora y la pelea por la sucesión en la intendencia.


Esta semana, en un movimiento extraño para quien no conoce las minucias de la política funense, el radical pullarista Rímini se unió a los tres concejales peronistas Martín Consiglio, Adriana Arce y María Soledad Miguez. Juntos, los cuatro firmaron un proyecto para modificar la ordenanza que sancionó el proyecto del Polo Educativo, impulsada por Olmedo durante la campaña del año pasado, para que sea construido en los terrenos municipales de Av. Houssay y Rosales.


¿Qué propusieron? Eliminar el requisito de que el colegio de gestión privada que se ubique en ese polo educativo sea de educación bilingüe. El objetivo es abrir la oferta a más escuelas interesadas y, de paso, meter la cuña en el arribo del colegio San Patricio, interesado en ese espacio y que -como contó Un Café- viene siendo impulsado por Olmedo y su socio Santiago Carloni, más que seguro candidato a concejal del PRO el año que viene y, en consecuencia, rival de Rímini.



Turbulencias sindicales

La semana que comienza estará signada por el conflicto sindical que no para de escalar. La disputa entre el Sindicato de Empleados Municipales y el Ejecutivo tuvo su precuela hace unos días con el cruce entre la secretaria general Romina Michaut y el secretario de gobierno Martín Papini por el uso ¿y abuso? de las licencias.


Ahora, el gremio anunció un paro con asistencia a los lugares de trabajo para el próximo miércoles 8 de mayo. Más allá de cuestiones puntuales, el reclamo del sindicato apunta a la dinámica de la relación con el gobierno municipal. Sostienen que casi no hay diálogo y que, en los casos en los que se logra entablar una mesa de negociación, lo acordado no se cumple.


La noticia, lógicamente, no cayó para nada bien en el edificio municipal de Av. Santa Fe 1689, donde se refirieron al paro como “ilegítimo”, “fuera de contexto” y “sin fundamentos”. En el Ejecutivo se esfuerzan por dejar en claro que el problema no es con los empleados -”en quienes confiamos”- sino con la conducción del gremio, a la que señalan por llevar cuestiones personales a la discusión. Como respuesta, anunciaron que declararán ilegal la medida de fuerza y se tomarán medidas disciplinarias contra quienes se plieguen a ella.


En el gobierno señalan también con preocupación que el paro municipal se junta con el decretado por la CGT para el día siguiente -9 de mayo- y con los dos días de medidas de fuerza convocadas por FESTRAM en toda la provincia para el 10 y el 13 de mayo. Es decir, seis días sin servicios municipales que “perjudican a la sociedad” y pone a los empleados en riesgo de ser apuntados por los ciudadanos, situación por la cual responsabilizan a la conducción del gremio. A pesar de esto, desde el Ejecutivo avisaron que están “abiertos al diálogo y a mejorar las condiciones laborales”.


Powered by Froala Editor