Al galope: abrieron una escuela de equitación y ahora van por la equinoterapia

person
calendar_today
El proyecto nació en plena pandemia en un amplio campo al norte de Funes y ahora busca expandirse y sumar servicios.

El Susurro Ecuestre es una escuela de equitación para niñas y niños a partir de los tres años y para adultos que se instaló en Funes hace pocos meses en un amplio campo al norte de la ciudad.

Detrás del proyecto está Augusto Marc, amante de la equitación y "un jinete de toda la vida" como él mismo se define en diálogo con InfoFunes. "Es un deporte muy lindo, tenés que estar con todos los sentidos atento y te hace trabajar todos los músculos del cuerpo", describe.

Además, Marc resalta la experiencia de trabajar con un animal como el caballo. "Aprendés a compartir con otro ser vivo, todos los días aprendés algo del caballo, a sentirlo, a conocerlo, sabés qué le gusta, si está de buen o mal humor, es un vínculo hermoso", dice.

Abierta desde septiembre del año pasado, la escuela tiene actualmente alrededor de un centenar de chicas y chicos participando de las clases. "Les enseñamos todo, desde el cuidado del caballo, su alimentación, cómo ensillar, y montar", explica Marc.

Las clases son de 45 minutos de duración y se pueden tomar de 4 a 8 por mes con niveles inicial, medio y avanzado. No hace falta tener caballo para poder tomarlas. "Brindamos todo, caballo ensillado, casco y fusta, lo básico para empezar a montar", apunta Marc. "Después cada uno va comprando en la medida de su interés", agrega.

El Susurro Ecuestre se encuentra al norte de la ciudad, por la ruta 34-s camino a Ibarlucea, detrás del barrio Funes City. Según Augusto, "mucha gente se volcó a la actividad ecuestre a partir de la pandemia". "Al ser un deporte individual no se frena por las restricciones, nosotros mantenemos todos los protocolos, hay buen distanciamiento y todo se hace al aire libre", afirma.

Ahora, la escuela pretende sumar un proyecto de equinoterapia. Para ello, ingresó un pedido al Concejo municipal para que le brinde la autorización. "Nos gustaría poder acordar con la Municipalidad para que le de subsidios a personas que no puedan costearlo", apunta Marc.

"Es impresionante ver el progreso de los chicos con discapacidad que hacen equinoterapia, es un vínculo muy lindo el que se da con los caballos", describe Augusto.

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB