Sábado, 20 de Abril 2024
Lunes, 17 de Octubre del 2011

El “caso Pilar”, un espejo donde mirarse

Según Enrqiue Martinengo, consultor de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, en la ciudad del norte del conurbano bonaerense  "la administración pública no acompañó el desarrollo que tuvo la inversión privada", lo que generó "una división en la sociedad". <strong>Cómo puede hacer Funes para no repetir el error.</strong>

Hace 15 años atrás, los habitantes de Pilar, una ciudad ubicada a 54 km al norte de Capital Federal, iban con sus hijos a tomar helado a la esquina de la plaza principal. Hoy, muchos de ellos ya no lo hacen, atraídos por los enormes centros comerciales construidos por inversores privados.

El "caso Pilar", un espejo donde Funes debería mirarse para no repetir errores que, según Enrique Martinengo, consultor de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) y pilarense de nacimiento, "dividieron a la sociedad".

"En Pilar, la administración pública no acompañó el desarrollo que tuvo la inversión privada" asevera Martinengo. "Entonces, se hicieron muchos desarrollos privados y no hubo un control planificado desde lo público" amplía. "Así, el casco viejo de Pilar quedó postergado a las inversiones que hizo el sector privado a 5 km de distancia".

Según Martinengo, Funes corre el riesgo de repetir los errores de Pilar donde, asegura, "la sociedad no está integrada". "A los nuevos habitantes de la ciudad hay que integrarlos, ya son parte de Funes, no son parte de Rosario que se vinieron acá" indica.

¿Cómo integrarlos? "Para empezar, con un paseo comercial, con actividades culturales" sugiere Martinengo." Hay que invitarlos a que participen de esas actividades, que tienen que ser atractivas, para eso hay que investigar qué les gusta" señala.

Martinengo sostiene que se debe conseguir que los nuevos funenses digan "Funes ahora es mi pueblo, es donde yo elegí para venirme a vivir. No voy más a Rosario porque no me interesa, yo me siento cómodo en Funes".