Domingo, 14 de Abril 2024
Viernes, 14 de Octubre del 2011

Catastro sale a cazar construcciones no declaradas en Funes y Pueblo Esther

Hay 68 localidades del sur de Santa Fe que se volverán a inspeccionar. Además, en Rosario el Concejo aprobó que los grandes edificios tendrán que contar con un OK ambiental previo.

La dirección provincial de Catastro lleva adelante un operativo de inspección en 68 localidades aledañas a Rosario dónde en los últimos años hubo un boom de desarrollos inmobiliarios, como Funes, Roldán y Pueblo Esther, en busca de construcciones no declaradas y con miras a una pronta regularización. 

Los datos de los que dispone el Servicio de Catastro e Información Territorial (SCIT) de la provincia sobre esta zona datan de 2008, por lo que son bastante actuales en comparación con las estadísticas de otras provincias. No obstante, el notable crecimiento de los últimos tres años no se condice con lo declarado posteriormente, por lo que desde el gobierno lanzaron otro operativo.

"En las principales localidades aledañas a Rosario como Funes, Roldán, Pueblo Esther y Venado Tuerto, la dinámica de la construcción avanzó muchísimo en los últimos tres años", dijo Horacio Palavecino, subadministrador del SCIT a punto biz. 

"Allí la principal falla que encontramos es que la gente cree que pidiendo el permiso de construcción al municipio ya pone todo en regla", indicó y aclaró que después nadie sabe cuándo se termina de construir la casa y si se hizo tal como se había anunciado hacerla.

"Cuando esto sucede, le informamos al propietario y le cobramos retroactividad, y ahí aparece la sorpresa negativa por no haber cumplido con los trámites en su momento", agregó.

A veces ocurre que el propietario informa debidamente al municipio pero éste no lo hace con la provincia. De ahí que se apunta a lograr una mayor coordinación con los municipios que también se ven beneficiados con estas medidas.

"Lo recaudado por los impuestos inmobiliarios se reparte un 50% para la provincia y un 50% para el municipio", aportó Sergio Beccari, subsecretario de Ingresos Públicos. La mayor cooperación entre las dos jurisdicciones permitió incrementar la recaudación en unos $10 M anuales.

La avanzada provincial se centra en dos ejes. Por un lado en las valuaciones de inmuebles que están anclados a 1996, con valores absolutamente irreales en la actualidad. Por ejemplo, la mejor hectárea de Santa Fe tributa valuándose a $2800 cuando vale u$s 20 mil en el mercado. En segundo lugar, se trabaja en la detección de nuevas construcciones y mejoras no declaradas a las que se ataca con programas de fiscalización. Acá los objetivos son barrios privados, parques industriales y grandes centros comerciales, entre otros lugares.

Valor inmobiliario de referencia

Beccari enfatizó en el gran avance hecho por el gobierno provincial al fijar el valor inmobiliario de referencia, el cual consiste básicamente en adecuar los inmuebles rurales a los valores de mercado. Para ello se definió una serie de variables como la capacidad del suelo de producción y el acceso de ese inmueble a los principales centros de comercialización. Desde que se fijó dicho valor, toda transacción debe consultarlo a los efectos de la escrituración. "El valor de mercado llega a ser hasta 25 veces superior al fiscal en algunos casos", dijo.