Solidaridad: hacen barbijos y máscaras para quienes trabajan en plena pandemia

person
calendar_today
Mientras muchos fogonean la psicosis y se suman a campañas de miedo a través de las redes sociales, diferentes personas decidieron emplear su tiempo en causa más noble: ayudar.

Desde que el jueves pasado el presidente Alberto Fernández anunció la cuarentena obligatoria en todo el país, sólo quienes se dediquen a rubros puntuales y estipulados debieron seguir trabajando: rubro salud, alimentos, seguridad, combustibles, transporte, entre otros. 


La inmensa mayoría, debía ser espectador y cumplir una única consigna: el aislamiento. Algunos argentinos, utilizaron el tiempo libre en idear maneras “astutas” de cómo incumplir la cuarentena. Por fortuna en muchos lugares y Funes no fue la excepción, hubo personas que decidieron pensar en cómo ayudar. 


Este es el caso de funenses que tienen impresoras 3D en sus casas y no dudaron en ponerlas a servicio y disposición de quienes las necesiten, principalmente personal de salud. Maia y Sebastían Massella, comenzaron el domingo con una prueba y al ver el resultado, pidieron a la comunidad su colaboración para iniciar la producción más masiva.


“Si alguien tiene o conoce quién pueda tener, estamos necesitando planchas de acetato transparente o en su defecto, planchas de algún material transparente de 0.2 décimas de espesor. También necesitamos bandas elásticas de las gruesas” fue el pedido de Maia en sus redes sociales. 


De inmediato, empezaron a llegar las respuestas y la ayuda. Desde ayer, se encuentran produciendo y armando máscaras / viseras para quienes fueron contactándola. Andrés Enz, por su parte hizo lo propio con su impresora, y está preparando un stock que desde la provincia retirarán de su domicilio, para ir distribuyendo. El pedido de Andrés es exactamente el mismo que el de los hermanos Massellla: insumos. 


La producción en serie de barbijos también comenzó durante el fin de semana. Muchos funenses que disponen de una máquina de coser, pusieron su mano de obra y equipo a disposición de la causa solidaria. Así fue el caso de la filial canalla Mario Alberto Kempes, que se dispuso a fabricar 1000 barbijos para mañana miércoles.


“Desde la filial compramos los insumos, y tanto yo como Marcela Gimenez estamos cosiendo. Cuando vimos como venía el panorama, no dudamos en ayudar de esta manera” aseguró Tati, secretaria de la filial.


A la vez que invitó a quien quiera producir y necesite los materiales a escribirles a la filial “desde la filial, podemos comprarle los insumos y hacérselos llegar a quienes tengan una máquina de coser y quieran producir”.


Finalmente, otra agrupación que se puso la camiseta solidaria fue la cooperadora de la escuela 125, que, con sus fondos, compraron los insumos y enviaron a producir una gran cantidad de barbijos para repartir entre los distintos organismos municipales, fuerzas de seguridad y centros de salud.  

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB