Funes
Por Vanesa Fresno

Mediante el tenis adaptado una nena funense da una lección a todos

person
calendar_today
Isabella Candini, con diez años, decidió hacerle frente a su discapacidad motriz y comenzó a practicar el deporte en la ciudad.

Lejos de ver su silla de ruedas como una dificultad, Isabella Candini, una pequeña funense de diez años, le contó a su mamá Natalia que quería comenzar a practicar tenis según contó a Info Funes su profesor Federico Pontarolo, ex tenista profesional y campeón argentino, que recibió con los brazos abiertos a Isabella en su escuela de tenis y planteó la necesidad de lograr avances en la cuestión.


Como disciplina deportiva no hace falta aclarar a qué se hace referencia al hablar de tenis, pero al distinguir su modalidad adaptada, la cosa cambia quizás un poco. Un caso reciente, el de Gustavo Fernández, joven cordobés que en 15 días ganó un Roland Garros y aseguró su tercer Abierto de Francia llegando a encabezar el ránking mundial visibilizó esta disciplina, pero fuera de su gran hazaña, el tenis adaptado no forma parte del desarrollo cotidiano en organizaciones deportivas.


Si bien en Funes, como en sus alrededores, no hay espacios que se avoquen específicamente al tenis adaptado, Natalia buscó instituciones en las que su hija pueda comenzar a practicar. Fue así como llegó hasta Federico Pontarolo quién más allá de no especializarse en la modalidad que precisaba Isabella, no dudó en darle un lugar en su propio club (Pontarolo Tenis Club - PTC) ubicado en el Barrio Morros de Funes. 


“Natalia se acercó y me preguntó si podía darle clases, yo le respondí ‘¡pero como no! Para mí sería un orgullo’, contó el ex campeón argentino. Sin perder más tiempo, Pontarolo contó que la nena, que nunca había practicado tenis, tuvo su primer clase a forma de prueba y dió que hablar: “Me sorprendió cómo agarraba la raqueta y le pegaba a la pelota. Prestaba mucha atención a lo que le explicaba y entendía todo”, señaló.


Según resaltó Pontarolo, su idea es que Isabella como otros chicos en silla de ruedas pueda integrar un grupo con todos los que asisten a la escuelita ya que según destacó “más allá de la diferencia en la movilidad, se pueden adaptar a cualquier clase con los nenes y nenas de la escuelita en general” porque además “los chicos quieren jugar con los chicos, no apartados con el profe”. Complementando esta idea, el ex campeón explicó que la silla de ruedas que se necesita para la práctica del tenis como deporte adaptado tiene características diferentes: “Hay algunas sillas que son especiales para practicar este deporte y que tienen ambas ruedas inclinadas hacia afuera con más ángulo, como se ve en las fotos de Gustavo Fernández”.


En cuanto al futuro desarrollo del deporte en sus modalidades inclusivas en Funes, Federico Pontarolo que además se desempeña desde mayo de este año como Secretario de Deportes del Municipio de Funes, aseguró que su objetivo “es incluir a chicos con distintas capacidades” porque “en Funes no existen lugares que desarrollen el tenis adaptado” y confía en que así como fue recibida Isabella en su club, esto se podrá expandir gracias a su nueva labor política. En este sentido y como primera medida Pontarolo resaltó: “lo que antes era una triple secretaría de Deporte, Cultura y Turismo pedí que se separara Secretaría de Deportes sola”, dejando en claro que constituye un primer paso importante para lo que viene.


Niños y niñas como Isabella ayudan a quitar el foco en el vaso medio vacío para empezar a ver el vaso medio lleno, que bajar los brazos no es una opción, y que una práctica social, como lo es un deporte, tiene que contar con opciones y alternativas inclusivas, adaptadas. Pontarolo reveló que “cuando Isabella volvió a su casa después de su primera clase le contó a su mamá que le había podido pegar a la pelota, tenía una alegría bárbara”, y no hay quizás una mejor explicación y justificación para que se haga énfasis en la inclusión en el deporte que su emoción.


Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios