Materia gris funense para un premio rosarino

person
calendar_today
La Escuela de Ciclistas rosarina fue seleccionada como uno de los mejores proyectos de movilidad, el único de Argentina, en un premio internacional. El proyecto nació de una idea funense.

Luciano Calluso es uno de los profes y quien diseñó el proyecto pedagógico de la “Escuela de Ciclistas”, que funciona los fines de semana en la ciudad de Rosario, a cargo del Ente de la Movilidad. La escuela que ideó el funense -que formó parte central de Bici Escuela de Funes y de la disuelta Bicicultura- fue seleccionada dentro de los 10 mejores proyectos de América Latina –el único del país- dentro del programa Mejores Prácticas de Movilidad 2019.

El mérito de una idea que se gestó en la ciudad pero que no prosperó encontró en la ciudad vecina el suficiente apoyo para que la escuela crezca, se sostenga y se destaque. “Una escuela tiene la cuestión pedagógica, que es la que aporto yo y que en algún momento también estuvo Cecilia Deicas aportando; y otras cuestiones organizativas que es todo lo que pone el Ente de la movilidad. Es poner las bicicletas, mantenerlas, la logística de llevar y traer todo el domingo; son 30 bicis exclusivas para la escuela, que en definitiva es un dispositivo que tiene todo un trabajo de logística bastante grande detrás”, cuenta Luciano.

La escuela ciclista de Rosario trabaja con niños a partir de los 12 años y adultos. La mayoría son adultos y dentro de ellos la mayoría son mujeres, también hay una población bastante grande de personas con problemas cognitivos. “Un promedio de 3 o 4 personas cada domingo empieza el proceso de aprender a andar. Después hay una parte bastante nutrida de gente que anduvo y que está totalmente desconfiada de la calle y le da inseguridad moverse en bici. Lo que se enseña en ese caso es a “andar” con todas las habilidades que llevan a restarle atención al “andar” y a poner toda esa atención en la calle, a leer el tránsito”.

El proyecto lleva ya dos años en Rosario, y comenzó a gestarse allá luego de que en Funes por un lado dejara de funcionar la ONG Bicicultura y el desprendimiento de Bici Escuela no encontrara el apoyo suficiente para seguir andando. 

“El primer año de esta gestión cerraron el Consejo de la Movilidad que habíamos fundado en la gestión anterior, como si no fuera necesario organizar la movilidad. Hacerlo va de la mano con planificarla”, pegó Calluso. El ciclista insiste en que este tipo de dispositivos son “hasta más efectivos” en ciudades más chicas como Funes, y que la clave está en “trabajar en conjunto Estado y organizaciones” y aprovechar los conocimientos y pasión de estas últimas con las capacidades de gestión y recursos de los primeros.


Powered by Froala Editor

Comentarios