Domingo, 21 de Abril 2024
Lunes, 04 de Marzo del 2024

Lluvias y piletas: cómo mantenerlas impecables después de las tormentas


Las tormentas de verano pueden ser un gran problema para los propietarios de piletas. La lluvia trae consigo una gran cantidad de suciedad, hojas, insectos y otros desechos que pueden ensuciar el agua y obstruir los filtros. Si no se toman las medidas adecuadas, la pileta puede volverse verde y turbia, lo que la hace desagradable para nadar e incluso puede ser un riesgo para la salud.

¿Qué hacer después de la lluvia?

  • Retirar la suciedad superficial: Lo primero que hay que hacer es retirar la suciedad que se ha acumulado en la superficie del agua. Esto se puede hacer con un sacabichos o una red.
  • Limpiar el fondo: Luego, hay que limpiar el fondo de la pileta con un limpiafondos manual o automático.
  • Controlar el pH y el cloro: La lluvia puede alterar el pH y el cloro del agua, por lo que es importante controlar estos niveles y ajustarlos si es necesario.
  • Agregar alguicida: Si la lluvia ha sido intensa, puede ser necesario agregar alguicida para evitar la proliferación de algas.

Consejos adicionales:

  • Si la pileta está muy sucia, puede ser necesario realizar un tratamiento de choque con cloro o floculante.
  • Es importante realizar un mantenimiento regular de la pileta para evitar que se ensucie demasiado.
  • Se recomienda consultar con un profesional para obtener asesoramiento específico sobre la limpieza de la pileta.

Beneficios de una limpieza adecuada:

  • Mantiene el agua limpia y segura para nadar.
  • Evita la proliferación de algas y bacterias.
  • Prolonga la vida útil de la pileta.
  • Ahorra agua y dinero.

Powered by Froala Editor