Sábado, 21 de Mayo de 2022

¿Oasis o isla de calor? Las temperaturas en Funes, entre el microclima y el termómetro al rojo vivo

¿Cuánto quedó de aquella leyenda de que la ciudad siempre fue más fresca que su vecina Rosario? Las causas de un fenómeno que, dicen, sigue vigente aunque muchas cosas ya cambiaron.

¿Oasis o isla de calor? Las temperaturas en Funes, entre el microclima y el termómetro al rojo vivo
Sábado, 15 de Enero del 2022

Hace muchos años, antes incluso de las primeras explosiones demográficas de comienzos de 2000, una histórica inmobiliaria vendía a Funes como la ciudad del "microclima" para atraer a rosarinas y rosarinos que ya comenzaban a buscar una vida diferente a la de las grandes urbes.

Varios booms de la construcción después y con recurrentes olas de calor extremo, ¿qué quedó de aquella leyenda de que Funes siempre fue más fresca que su vecina Rosario? "Siempre fue un oasis inmediato respecto a Rosario", le dice Adrián Arquiola, director del Observatorio Astronómico y meteorólogo, a InfoFunes. "Y lo sigue siendo", agrega.

"En promedio, Funes siempre tiene entre uno y medio y dos grados menos de diferencia con Rosario", advierte Arquiola y explica las causas del fenómeno: "Se da por una cuestión de forestación y la edificación y distribución geográfica urbanística es diferente, la diferencia de altura también, Funes está 10 metros más arriba que Rosario, pero la forestación es todo", afirma.

De cualquier manera, Arquiola aclara que frente a temperaturas tan extremas como las provocadas por la ola de calor de esta semana, esa diferencia de medición se achica. Para dar un ejemplo, a las 14.58 del jueves, el meteorólogo funense registró 41°7 de temperatura a la altura de la garita 17.

"En este calor extremo las temperaturas están parejas, pero al tener más vegetación, hay una pequeña diferencia con la isla de calor que es Rosario", aclara Arquiola. "Lo que cambia, que se hace más agradable en Funes, es que el aire es más limpio y puro porque hay más vegetación. Una cosa es la temperatura y otra la sensación térmica en función de cómo uno se siente, porque tener 40° de calor en un espacio verde es diferente", agrega.

Para Arquiola, también, la urbanización de Funes provocó algunos cambios a ese microclima tan mentado en los '80 y '90. "Siempre se manejó por la cuenca del arroyo Ludueña una importante diferencia de temperatura por una cuestión de nivelación geológica. Funes adquirió una salida inmediata a un cambio de temperatura y ambiente que se daba de manera inmediata. Hoy está todo más poblado y ese quiebre de temperatura instantáneo ya no es tal", indica.

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios