Sábado, 04 de Diciembre de 2021

La historia de Funes contada desde sus más maravillosos ladrillos

El patrimonio arquitectónico forma parte del patrimonio cultural e histórico de una comunidad, permiten que un pueblo se identifique entre si y se sienta parte de una comunidad determinada, es una herencia colectiva.

La historia de Funes contada desde sus más maravillosos ladrillos
Domingo, 21 de Noviembre del 2021

Si bien no se le suele dar trascendencia en nuestra ciudad, Funes tiene una serie de inmuebles de gran belleza que constituyen un claro patrimonio para su gente. Estos edificios representan mucho más que el hecho de mirarlos y disfrutar su vista.

Ciertos edificios son tótems, testimonios inmutables de la historia de un lugar, muchas veces incluso ayudan a explicar los propios acontecimientos históricos. Por eso mismo desde hace unos años hay una tendencia global que busca protegerlos, tanto de las modificaciones que desnaturalizan su escencia como de su demolición. 

En el año 2012, el Concejo de Funes aprobó la ordenanza de Protección del Patrimonio Urbanístico Histórico y Cultural, que le da un marco a la protección de distintos valores patrimoniales de la ciudad que incluyen a los inmuebles. Luego, distintas ordenanzas fueron armando un catálogo de inmuebles protegidos que incluye a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, la Estación Ferroviaria, la Escuela 125, el Club San Telmo y el Club Funes. 

Sin embargo, el Concejo aún no incluyó en el catálogo a ningún inmueble de naturaleza privada. Eso hace que buena parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad corra riesgo de -eventualmente- desaparecer. 

Con el afán de resaltar ese patrimonio arquitectónico funense, y con la idea motora de que no se puede valorar aquello que no se conoce, convocamos a la gestora de Turismo Cultural, Susana Bellis*, quien viene desarrollando un trabajo de investigación en esta temática, para publicar una serie de notas que nos permitan destacar las grandes construcciones de la ciudad. El texto que sigue a continuación es de su autoría.

Las quintas de Veraneo

Don J. López y su esposa M. Arichuloaga hicieron construir en la década de 1930 este espléndido chalet estilo colonial español. Con paredes blancas y tachada de arcos, techos de tejas, de dos plantas, con balcones al frente y todo el glamour del estilo colonial. Está ubicado a la verá de la Ruta 9, a la altura del 1500 (ex viejo camino real al alto Perú). 

Se destacó siempre por la vegetación como elemento decorativo clave y por la variedad de las especies; bien distribuidas, le dieron luz y ventilación a la casa. Se destacan las coníferas, entre ellas las araucarias, abetos, pinos blancos, también las palmeras gigantes y las de mediano porte.

El señor López trabajaba en la gerencia del Molino Harinero Minetti y Fábrica de Fideos Letizia, situado en Salta esquina Iriondo, en Rosario. Después de construir el Palacio Liberto (1929-1931), los arquitectos Leopoldo Schawarz y José Carbono, junto al constructor Rafael Gandía, se encargaron de hacer la construcción del edificio de este Molino Minetti .

La señora esposa de López era prima del presbítero militante del nacionalismo vasco, Francisco Alcibar Arichuloaga. Este era integrante de la comisión fundadora del Centro Vasco Zazpirak Bat, párroco de Roldán y participante activo de las celebraciones de misa en Funes. Organizó la Primera Fiesta Vasca aquí el 16 de agosto de 1933. Los restos del padre Francisco descansan en el cementerio San Pedro de nuestra ciudad.

Para cerrar esta nota vamos a recordar una anécdota: Alrededor de los años 60, se festejó en este chalet, el casamiento de la hija menor del matrimonio López-Arichuloaga: Letizia. La fiesta se realizó en el parque y el decorador contratado decidió iluminar las araucarias próximas a la casa e instalar un sistema de aparejos en cada una.

Llegada la noche y dando comienzo al festejo se apagaron el resto de las luces, quedando solo las que iluminaban las coníferas. A continuación, comenzaron a descender las bandejas con el plato de entrada para apoyarse sobre las mesas que estaban debajo totalmente preparadas. Entonces se encendieron todas las luminarias del parque y así comenzó una de las fiestas más recordadas de Funes.


Susana Bellis también es coordinadora en Visita Guiada Funes y administradora del grupo de Facebook "Funes y su conservación del Patrimonio".

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios