Viernes, 02 de Junio 2023
Lunes, 24 de Abril del 2023

La futura fisonomía de la ciudad: cada vez son más los caserones que buscan fraccionar sus lotes

Todas las semanas entran al Concejo pedidos de subdivisión de terrenos por encima de los 1200 M2, la mayoría ubicados entre garitas 12 y 18. También proyectos para construir PH en predios similares.

Cada semana ingresan al Concejo Municipal varios pedidos de autorización para subdividir lotes con dimensiones por encima de los 1200 o 1500 M2. Se trata de una tendencia que se corrobora por pedidos de particulares, muchos de los propietarios de los típicos caserones construidos en la zona de garitas, históricas casas de fines de semana que hoy son habitadas y poseen mucho terreno ocioso, de gran valor y de arduo mantenimiento.

“Son muchos, por semana dos o tres similares”, aseguran desde el Concejo Municipal y remarcan que es un fenómeno que se da desde hace tiempo y creen que recién comienza. “Sabemos todos que la tierra en Funes vale una estupidez de plata pero que es muy difícil vender todo un lote de esas dimensiones, conviene vender fraccionada”, arriesgan. 

Pero el proceso para subdividir lotes no es sólo demarcar y separar. Los planos de la zona que va desde garitas 12 hacia el oeste tienen en su mayoría terrenos de grandes superficies. La planimetría fue configurada de esa manera y modificarla requiere autorización por parte del Concejo que no siempre puede atender cada caso en particular. “Son situaciones que se reciben, muchos propietarios piden la subdivisión simple cuando son terrenos de menos de 5000 M2, pero son pedidos que implican excepciones”, remarcan.

Es que la ordenanza Nro 1213 establece que paguen plusvalía los que tengan beneficios en sus lotes tras un pedido de cambio de uso de suelo, cuando se excede el FOS o FOD, medido de acuerdo de la zona y al tamaño del lote, o cuando se solicita aprobar un proyecto de PH, que incluye más de una unidad habitacional en un mismo lote. El cambio de fisionomía al que arribaría aquella zona de la ciudad donde permanentemente se piden este tipo de permisos, acarrea de esta manera un flujo constante de ingreso de plusvalía a las arcas municipales. 

En definitiva, gran parte de la ciudad se configuró décadas atrás cuando el valor de la tierra en Funes era otro. Muchos caserones quedaron inmersos en enormes predios arbolados que hoy pierden mantenimiento y buscan ganar liquidez reduciendo sus parques. Una tendencia en alza que modificará a futuro la fisionomía de una ciudad que no para de crecer.


Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor