Funenses barrieron con su antiguo trabajo para fabricar productos de limpieza

person
calendar_today
Arrancaron en 2017 con una pyme que, con mucho esfuerzo, hoy consiguieron que se convierta en su único susteno. Funes Jardín produce jabón líquido, suavizantes y detergentes y van por más.

Hace dos años se animaron a dar un volantazo y apostar por un emprendimiento familiar que les dejó la vida perfumada. Leandro y Gisela son una joven pareja que se instaló en la ciudad en el año 2000. A principios del 2017, en medio de las varias actividades que cada uno tenía para subsistir, arrancaron un emprendimiento de fabricación de productos de limpieza que poco a poco fue creciendo; y que hoy es la pequeña Pyme de la cual viven.


Funes Jardín es una línea de productos de limpieza que se consigue en algunos comercios de la ciudad. Jabón líquido para la ropa, suavizante, detergentes y perfuminas que “son un muy buen producto, a la altura de calidad de las primeras marcas pero con mucho menor precio”, aseguran. En dos años fueron mejorando la fórmula, ampliando la variedad y agregando líneas de productos. Este año van por más.


La pequeña empresa familiar surgió por iniciativa de Leandro, que empezó a investigar el rubro en el que de alguna manera estaba vinculado: de familia de ferreteros, él se encargaba de distribuir artículos de ferretería y limpieza en comercios e industrias. “La situación económica no daba mucho más, venía cayendo lo que hacíamos así que vimos esta veta y decidimos cambiar rotundamente de rubro”, cuenta y asegura que no fue fácil porque “la situación económica de todos sigue mal, pero Funes Jardín de a poquito va creciendo, mes a mes”.


“La verdad que costó mucho pero nos largamos a hacer la inversión de las maquinarias y la materia prima. Fue una decisión un poco alocada para el momento que estábamos, pero logramos un buen producto, arrancamos con uno un poco más baja y fuimos mejorando hasta lograr un producto de muy buena calidad, que tiene muy conforme a los usuarios”, explica sobre cómo fue el inicio de la marca.


La venta de sus productos por el momento se realiza al por mayor, para pequeños comercios, a través de las redes sociales de la pequeña Pyme: Funes Jardín en Facebook. “Estamos de a poco metiéndonos en todos lados, tratando de ingresar a cadenas más grandes, así que la meta para este año es agregar productos y seguir creciendo”, explica el hombre de 42 años que logró dedicarse de lleno a su emprendimiento del que poco tiempo después lograron vivir.


Si bien la situación económica “frena mucho”, la pareja apuesta ahora a llegar a cada vez más comercios sobre todo en Funes y rescata que la apuesta les permitió dejar “todas las otras varias actividades que teníamos para sustentarnos”. Funes Jardín concentra ahora todas sus energías, junto con la crianza de su pequeña hija. Ambos crecen a la par.


Powered by Froala Editor

Comentarios