Empieza a asomar una nueva campaña: ¿A quién votará quien no votó ganador?

calendar_today
Con el escrutinio definitivo, quedaron ya confirmadas las nuevas listas. La campaña vuelve a tomar fuerza de cara a las elecciones generales del 16 de junio.

Con menos candidatos y candidatas en carrera, los ganadores pugnan por garantizar su propio piso y quedarse con los votos que no fueron a los triunfantes: miles de voluntades que pueden marcar la diferencia.


En la categoría a intendente hubo 9 precandidatos y quedaron 4 en carrera: Roly Santacroce como el candidato del peronismo, la fuerza más votada que cosechó 7353 sufragios (de los cuales 3485 fueron para él); Diego León Barreto que intentará una reelección con los 4185 votos que acompañaron a Cambiemos (de los cuales 2639 fueron propios); Juan Ignacio Rímini, que aunque tercero como fuerza se posiciona como el segundo candidato más votado, con 3018 papeletas en una PASO del Frente Progresista Cívico y Social que no tuvo interna; y Carlos Lamas que en el debut de la candidatura a intendente de Unidad Popular se alzó con 1584 votos sin interna.


Entre los restantes 5 precandidatos y precandidatas que quedaron fuera del certamen se suman 5834 voluntades. Son oro en papel los “votos huérfanos” que mantienen a la política local envuelta en un clima de expectativa poco claro y más turbio que la bruma matutina del otoño que atraviesa.


En rigor, la suma de estos votos supera ampliamente a cualquier respaldo popular. Ninguno de los candidatos supera la suma de estos votos desperdigados y resta agregar el factor sorpresa de los votantes que se eximieron de participar en la PASO, que tuvo en definitiva un 73.29 por ciento de asistencia a las urnas, de un padrón integrado por 24.522 funenses.


En las urnas se gana con votos

El panorama más claro lo tiene el peronismo, que rápidamente y luego de tensiones al interior del partido que más internas tuvo, logró la foto esperada con el espaldarazo de Juan Míguez a Roly Santacroce y la confirmación de que la máxima justicialista se respeta: el que gana conduce, el que pierde acompaña. 


De esta manera el ex intendente Chivo Míguez hizo un llamamiento a los 3368 vecinos que confiaron en él y pidió que acompañen en junio a Santacroce. Además puso orden al interior de su espacio y alertó con pocas sutilezas a su candidato a concejal Edgardo Frattini, que sí encabezará la lista legislativa: “Ningún dirigente se va a fugar del justicialismo, todos van a trabajar para que gane la ciudad, eso lo garantizo yo”, declaró.


Por el lado del Frente Progresista lo que quedan son especulaciones y confianza en que los números cierren. Confían en que son una opción ante el poco apoyo que recibió el oficialismo en las urnas; hacen cuentas y dialogan con los que quedaron fuera de carrera para lograr quedarse con el voto “anti Roly” y con el votante “cansado de la gestión Barreto”. El desafío para Juan Ignacio Rímini es entonces captar ese porcentaje que lo posicione como primera opción. Se tienen fe.


Cambiemos es el espacio que más difícil la tiene. El oficialismo pretende una foto de unidad que por el momento está más verde que amarilla. La precandidata Victoria Quiligotti quedó fuera de carrera y se lleva con ella los 1546 votos logrados. Desde el sector comentan que el oficialismo les pidió apoyo “desde el mismo domingo de las elecciones” pero que “no hay chances” y que esos votos “se distribuirán en otros candidatos pero no irán a Barreto”. Un categórico y rotundo no que le complica las chances de una reelección a la actual gestión.


Otro actor que puede traccionar voluntades dentro de Cambiemos es el debutante precandidato a concejal Federico Pontarolo que sumó 1325 porotos que lo ubicaron, gracias al sistema D´Hont, como segundo candidato en la lista a concejales encabezada por Carlos Olmedo. Sin embargo, tampoco hubo hasta el momento ningún guiño por parte del deportista hacia el oficialismo.


“Es un proceso que se está dialogando. Se acompañará pero primero hay que escuchar el mensaje que dieron los funenses en las PASO, esto implica mejorar la gestión, escuchar y abrirse”, indicaron desde el sector que presentó una alternativa dentro de Cambiemos y que pide reflexión en los 45 días que restan ante el riesgo de “quedar pegados”.


El cuarto candidato en disputa es el cardiólogo Carlos Lamas. En Unidad Popular celebraron el debut en la categoría intendente con los 1584 votos que lograron, pero saben que es un piso que deben acrecentar y apuntan todos los cañones a fortalecer el sello partidario y llegar a una banca en la categoría legislativa, donde lograron que su candidato Mauro Míguez sea el más votado de la ciudad.


Al resto le encantaría quedarse con esos sufragios de Lamas que muy probablemente no prosperen pero saben que en la UP hay una decisión tomada. Y que en el partido distrital hay un fuerte componente radical donde prima la premisa “que se rompa, pero que no se doble”. 


Apuntan a fortalecer la imagen del flamante candidato y superar sus propios votos para quedar mejor posicionados así en futuras elecciones: que el partido crezca y se posicione como una verdadera alternativa local.


Un concejo que delibera

Por el lado de las candidaturas a concejal, las PASO hicieron una gran limpieza y de las 17 listas que había quedaron sólo 5 en carrera. Varias se “rejuntan” en una nueva única lista en base a los votos obtenidos y algunas otras se eliminan por no haber alcanzado el piso del 1.5 por ciento de los necesarios.


Mauro Míguez de la UP fue el candidato a concejal más votado en las primarias, sin embargo, tiene el desafío de acrecentar el número para quedarse nuevamente con una banca en el Concejo. Sus 2522 voluntades no alcanzan cuando se piensa en partidos y no en candidatos.


Edgardo Frattini encabezará la lista del peronismo Juntos, que logró meter sus dos primeros candidatos con los 2282 votos obtenidos e incluye en la lista definitiva los nombres de otros cabezas de listas. La tiene más fácil, con el apoyo de 5748 funenses que optaron por el peronismo en las PASO.


María Fernanda Grossi tiene por delante la responsabilidad de acrecentar los 2333 sufragios que acompañaron al Frente Progresista. Cuenta con 1721 propios más los 612 que Raúl Porreca obtuvo y que anticipó que “como corresponde, acompañará” con su presencia como tercer concejal en la lista definitiva.


Carlos Olmedo será el candidato de Cambiemos, acompañado por Federico Pontarolo como segundo gracias a los 1325 votos que se ganó en la interna, algo más de la mitad de los 2113 que cosechó el presidente del Concejo. Junto a los 642 con los que se quedó el pastor Rivello suman 4080 porotos que posicionan a Cambiemos como segunda fuerza con chances en mantener bancas legislativas.


La quinta lista en disputa al Concejo es la que encabeza Jaquelina Ullua bajo el nombre “Todos por Funes” que con 458 votos logró superar el piso del 1.5 por ciento y poner su cara en la boleta única de junio.


Las cartas ya están echadas y sin embargo no hay nada dicho aún. La campaña continúa y el clima se calienta porque todo voto cuenta y no hay calculadora que pueda confirmar ni negar ninguna de las posibilidades. Queda el impasse, el respiro al electorado en un año marcado por la agenda electoral y un último tramo que marcará el destino político de la ciudad de acá a los próximos cuatro años.

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios