Miércoles, 19 de Junio 2024
Martes, 21 de Noviembre del 2023

Cuidado: el estrés afecta también a los más chicos, sobre todo a esta altura del año

La pediatra Agustina Zanello aseguró que la escuela, las actividades extra escolares, además de cierres de fin de año no sólo enloquecen a padres y madres.

Comenzó la etapa de muestras de fin de año de tal o cual actividad, exámenes finales, actos escolares, también las pruebas de inglés o de lo que sea que se estudie fuera del colegio. Ni hablar de los trajes a usar para cada evento, medirlos, alquilarlos, comprarlos o hacerlos en casa, los ensayos y todo el año a cuestas desde (mínimo) marzo. Ahora bien, se terminan las clases y los chicos van a la colonia: otra vez a levantarse temprano, seguir una rutina, llevar, traer, y en marzo se vuelve a empezar. Pero… ¿cuándo se terminó?

La pediatra Agustina Zanello dialogó con InfoFunes sobre una modalidad que cada vez recibe con crece en su consultorio del Sanatorio de la Mujer: “Los chicos vienen desganados, pálidos, ojerosos. Las madres me dicen que tienen mucho más sueño y casi pocas ganas de hacer las cosas. En muchos casos es producto del estrés que padecen por tantas actividades, estar casi toda la semana tomando la leche en el auto, camino a su próxima actividad fuera de la escuela, los torneos el fin de semana y ni hablar si estuvieron en colonia de vacaciones el verano y en invierno. Está bueno revisarlos, hablar de los hábitos en casa y descartar anemia, deshidratación y algún otro cuadro, pero hay que tener en cuenta que, así como las y los adultos estamos estresados a esta altura del año, los chicos también”. 

Según señaló la doctora, “lo primero que hay que hacer es centrarse en la edad del niño o la niña y ver hasta dónde puede llegar su energía”. “Muchos a estar altura del año pueden manifestar negatividad, cansancio o desconfort a hacer una u otra actividad, capaz la hicieron todo el año y ahora no quieren. Incluso puede pasar con la escuela, aunque eso no se negocia, pero es necesario tener en cuenta que en esta etapa del año ver con qué se puede ser más flexibles y relajarse un poco”, sugirió la profesional.

“Entiendo que los padres y madres deban trabajar casi todo el día, por eso lo de las colonias. También es cierto, y lo digo como madre de dos niñas, que la pantalla es un gran enemigo que acecha dentro de casa, por eso preferimos que estén «ocupados» con algo que puede ser más productivo. Pero no nos engañemos, llevarlos y traerlos a todos lados también es un cansancio extra que nos sumamos. Por eso, evitemos sobrecargar las tardes de los chicos durante todo el año. Y si ahora no quiere participar de la fiestita de fin de año se danza, patín o el jardín, no hagamos un drama. Agradezcamos que lo hizo durante todo el año y que ahora no tiene ganas de bailar delante de 80 personas que no conoce. Respetemos eso, aunque nos quedemos con el trajecito sin estrenar”, aconsejó. 

Y destacó: “Toda actividad extra escolar no deja de ser una responsabilidad más. A veces a los chicos les gusta estar en su casa, con sus juguetes, con sus cosas, incluso es necesario que generen un espacio para el aburrimiento. Los adultos caemos en la culpa permanente de que no caigan en las pantallas, entiendo, pero tampoco les pasemos nuestro ritmo de vida, que ya es bastante agitado, y cada vez más. Queremos llegar con todo a fin de año, ¿a quién le tenemos que demostrar que llegamos? Cambiemos ese chip y mo perdamos la capacidad del disfrute, que ellos crecen muy rápido. Si una tarde no vamos a fútbol, vayamos a la plaza, llamemos a un amiguito. Excesos de pantallas no, pero no bajar un cambio nunca, tampoco”. 


Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor