Lunes, 20 de Mayo 2024
Lunes, 16 de Junio del 2014

Hombres de hierro

Andrés Bárbaro y Fernando Gho, dos deportistas de Roldán y Funes, participaron de la tradicional competencia física Iron Man en la ciudad de Florianópolis, en Brasil. 

No es necesario ser de hierro para ser un Iron Man. Pero es necesario tener un entrenamiento exigente por, al menos, un año. Andrés Bárbaro, de Roldán, y Fernando Gho, de Funes, lo saben y con creces. Participaron de la tradicional prueba física brasilera, la más importante de Sudamérica. ¿Qué hicieron? Nadaron 3800 metros, pedalearon 180 km y corrieron una maratón completa de 42 kilómetros. 

"Es una competencia de triatlón que combina natación, ciclismo y maratón. Pero el Iron Man es más extremo; una de las competencias más extremas del mundo, que exige una preparación física intensa -para alguien que ya está en estado- de un año seguido", contó a InfoFunes Andrés Bárbaro. Tan exigente es la prueba que los deportistas amateurs generalmente pueden hacer sólo una por año.

Prepararse para la competencia exige sacrificios. "La preparación tiene que ser llevada adelante por un profesional. Se entrena todos los días, a veces más de una vez en el mismo día. Se pasan unos meses de pretemporada y en los últimos meses se van intensificando las cargas y los tiempos", explicó Bárbaro

El Iron Man de Florianópolis es considerado el triatlón más importante de Sudamérica, donde participaron 2500 competidores de 65 países del mundo. "Para los que disfrutamos de este deporte es la carrera más importante", aseguró el atleta. 

Y qué mejor que enfrentar semejante desafío con un amigo. "Compartí la carrera con un amigo de Funes, Fernando Gho, con quien entrenamos muchos y por suerte pudimos participar", destacó el deportista de Roldán.

Sin descanso 
Vale destacar que la competencia en el Iron Man nunca se detiene. Nadás, pedaleás, corrés. Casi sin respiro. Tanto así que entre prueba y prueba sólo se "pierde" el tiempo que implica cambiarse la ropa.

El día después no es tan complicado como uno se imagina, al menos para Andrés que está preparado. "Lógicamente estás cansado, y principalmente tenés mucha hambre, el cuerpo se vacía. Lógicamente que los primeros dos o tres días te duele todo, pero no es para tanto porque uno ya está entrenado para eso", cerró el competidor.