¿Cómo hay que tirar la basura?

person
calendar_today

En Funes conviven dos sistemas de residuos domiciliarios. La ordenanza vigente data de 1987, pero en el año 2012 también se implementaron los contenedores.

 

¿Contenedores o cestos domiciliarios?. En la ciudad conviven actualmente dos sistemas de residuos domiciliarios pero uno sólo de ellos está reglamentado por ordenanza. La situación genera confusión entre vecinos, quienes pueden incluso llegar a ser multados en caso de no cumplir con la ordenanza vigente que indica que deben contar con un cesto porta residuos en la puerta de su domicilio.

 

Para poder poner sobre la mesa esta problemática hay que tener en claro tres ejes principales:

 

- En primera instancia, que la ordenanza vigente data de 1987, año en el que Funes tenía alrededor de 5000 habitantes.

 

- En segunda instancia que durante el gobierno de Mónica Tomei, se implementó la utilización de los contenedores de basura en desmedro de los cestos domiciliarios, para “agilizar los tiempos de la recolección”.

 

- Y en tercera instancia, y no menos importante, la falta de compromiso de gran parte de la comunidad por mantener la limpieza de la ciudad.

 

Cuando en 2012 se distribuyeron en varios puntos de la ciudad los contenedores de basura, se solicitó a los vecinos a que ya no dejen las bolsas de residuos en el frente de su domicilio, sino que los depositen allí. Lo que se buscaba era agilizar el trabajo de los recolectores y a su vez “dejar de lado malos hábitos de los ciudadanos”.

 

Durante estos años, varios hechos fueron dificultando su correcto uso: los camiones recolectores no son aptos para estos contenedores y fueron destruyéndolos en el uso. Son de plástico y no metálicos, lo cual hace que se rompan con mayor facilidad. La gente los utiliza de mala manera, es decir, no deposita en ellos sólo residuos domiciliarios sino que también desechan restos de jardín, electrodomésticos, sillas, televisores, escombros, etc. Eventualmente son retirados “para su mantenimiento interno y externo” y desaparecen por largos períodos de tiempo. Y muchos, sufrieron actos de vandalismo, fueron quedamos o destrozados.

 

En 2017, desde la Secretaría de Servicios Públicos, impulsaron nuevamente la instalación de cestos de residuos domiciliarios “en aquellos hogares que aún no lo han implementado”.

 

Desde ese entonces, el secretario de Servicios Públicos  Gastón Bruno explicó que, conforme lo dicta la ordenanza Nº 17/87 –que fuera ratificada por la N° 065/94-, cada domicilio deber tener en el frente un porta-residuos y respetar los requerimientos técnicos que la misma establece para favorecer así el desarrollo de las tareas de recolección.

 

Y con este argumento, en 2018 se labraron actas a algunos vecinos por la “falta de porta residuos domiciliarios, constituyendo una contravención a la ordenanza Nro 17/87, e intimando para que en el plazo de cinco días se coloque un porta residuos”.

 

Según reza esta misma y única ordenanza, la falta de bandeja porta-residuos se pena con una multa equivalente a entre 20 y 60 litros de nafta súper. En tanto, la falta de mantenimiento, mala ubicación y conservación de la misma conllevará una pena equivalente a entre 10 y 50 litros del mismo producto.

 

Entonces, Funes tiene actualmente contenedores de basura, que no están enmarcados en ninguna ordenanza, pero que desde la Servicios Públicos aseguraron que “los contenedores no son una obligación del Municipio ya que ni siquiera tienen legislación y lo que el vecino debe tener es el porta residuos según la ordenanza vigente”.

 

Y aclararon: “De igual modo los que están, no los vamos a retirar. Los que se retiraron fueron por pedido de los vecinos o porque estaban rotos o vandalizados. Lo que muchas veces sucede es que todos los vecinos de la cuadra quieren el contenedor, menos el que lo tiene en la puerta de su domicilio. Porque ese mismo vecino es quien tiene que aguantar el basural que el resto genera”.

 

Comentarios