Funes
Por Vanesa Fresno

Transporte en Funes: dónde está parada la ciudad y hacia dónde se plantea ir

person
calendar_today
El sistema de transporte de pasajeros está atravesando una profunda crisis, esto no es algo a nivel local ni mucho menos actual, sino que sucede en toda la provincia de Santa Fe y desde hace años.

Sí es cierto que tuvo un mayor sacudón desde mediados del 2018, cuando el gobierno de Mauricio Macri se puso como objetivo el déficit cero y comenzó a hacer recortes. Uno de los tijeretazos fue a los subsidios al transporte, sobre todo del interior del país.

Desde entonces, esos recursos que dejaron de llegar fueron reemplazados con dinero que se obtuvo de dos maneras: subsidios que otorgó el gobierno provincial y los aumentos tarifarios que fueron considerables, al punto que hoy en día, un pasaje de colectivo para realizar el trayecto Rosario – Funes en las líneas 133 Negra o 142 Negra cuesta entre 51,50 y 55,50, y un urbano 25 pesos. Las líneas 33/9, a Rosario cuestan 61, a Roldán 56, a San Jerónimo 80 y a Carcarañá 90. 

Los excesivos precios de los pasajes no serían motivo de tal indignación entre los usuarios si –al menos- los recorridos y las frecuencias de las líneas que operan en Funes no presentaran las faltas y falencias que presentan.

En la ciudad habitan actualmente unas 40 mil personas, distribuidas en las nueve zonas en las que se divide. Este servicio público esencial es manejado por Rosario Bus ya que la empresa acapara, además de las 33/9 (Roldán y Carcarañá), las líneas 142 Negra y 133 Negra desde el año pasado. Todas ofrecen un servicio que al usuario se le presenta como “caro, deficiente, con frecuencias cada vez más laxas y recorridos rígidos”, según denuncian.

Ejemplo de esto, es que según un relevamiento realizado en 2019 por el Observatorio Social del Transporte que midió el desempeño de 23 líneas, la 133 Negra quedó en el puesto 20. Con una frecuencia diurna, que promedia los 19 minutos entre coche y coche, y con baches que llegan hasta 36 minutos de espera, según señala el informe. A esto se le suma que entre las 00 y las 02 no hay directamente servicios que lleguen a Funes.

Entre los problemas que enumeran los usuarios en la ciudad, más allá de la frecuencia y los costos, resaltan “la falta de conectividad” entre un punto y otro.  Los vecinos que viven en la zona norte y desarrollan sus actividades laborales en la zona sur se encuentran imposibilitados de utilizar el servicio de transporte público para el traslado entre ambas zonas. Quienes se mueven entre el este y el oeste (sobre todo de la garita 10 a la 19) ya sea para asistir a sus actividades escolares, laborales o sociales, deben hacerlo con las líneas que circulan sobre la Ruta 9 teniendo que trasladarse varias cuadras hasta las paradas establecidas.

Así las cosas, en los últimos días se conocieron dos noticias que parecen ser alentadoras: los gobiernos Nacional y Provincial asumieron el papel de garante del servicio, y firmaron un acuerdo que congela el costo de los boletos por 120 días, es decir, hasta mayo no aumentarían las tarifas.

El intendente de Rosario Pablo Javkin, el secretario de transporte provincial, Osvaldo Miatello, y el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni firmaron un acuerdo que garantiza el traspaso de los fondos nacionales a las empresas prestadoras del servicio por parte del gobierno provincial. 

Es decir que Rosario recibirá del Estado nacional más de 105 millones de pesos por mes hasta el 30 de abril que tiene como único objetivo no aumentar los costos de los boletos de las líneas que trabajan en Rosario y por extensión las que llegan a Funes y demás localidades ubicadas al oeste.

La segunda noticia alentadora de los últimos días fue la reunión que mantuvieron el intendente Rolvider Santacroce, junto su secretario de transporte, Marcelo Farré, y el Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, para hablar sobre Funes.

En la reunión conversaron acerca de las problemáticas puntuales que tiene la ciudad con respecto al tema del transporte público. Se pidió que se evalúe la posibilidad de unificar los modos de pago de las líneas de colectivos que llegan a Funes (actualmente conviven la MOVI y la SUBE). Se charló sobre el Tren de Cercanía y también sobre el proyecto provincial del boleto educativo gratuito.

Consultado para profundizar sobre los ejes en los que giró la reunión, el Secretario de Transporte Municipal, aseguró: “Nos interesa acercar el transporte a la gente y no que la gente se tenga que acercar al transporte, hay mucha voluntad de las partes”.

“En Funes Town el gobierno anterior hizo una garita con un baño para que sea el final de línea, pero la empresa lo que plantea es que para extender el recorrido de la línea 142 hasta allí tienen que agregar más coches y más choferes porque son tres kilómetros más que deberían cubrir (1.5 de ida y 1.5 de vuelta) y ese ejemplo se replica en cada línea”, agregó.

Por su parte, Rubén Chenna, Coordinador de Transporte, explicó: “Hasta que la empresa no tenga números reales de los subsidios que le llegarán, los acuerdos de las paritarias con los choferes y demás gastos, no se sabrá de cuánto dinero dispone Rosario Bus para poder incorporar estos tramos en los recorridos, que significan más coches y choferes”. 

Según confirmaron los funcionarios a IF si la empresa autoriza la extensión del servicio de la línea 142 al barrio Funes Town el Municipio ya tendría todos los requisitos excluyentes cubiertos: un baño de final de línea para uso de los choferes y que las calles por las que circulen los coches estén pavimentadas. 

No sucedería lo mismo si la línea de calle Mendoza o la 133N quiere ingresar a Funes City, Funes Norte o Zona 5 por ejemplo, ya que no cuentan ni con baños ni con calles pavimentadas. 

“Hay una planificación que viene desde hace años de pavimentar calles teniendo en cuenta esto. Por ejemplo, actualmente se está pavimentando calle Suipacha y la idea es seguir haciendo lo mismo con calle Alsina y que se conecte con calle Tucumán generando un circuito que pueda ser recorrido por alguna línea de colectivo”, informaron.

“A esto también hay que sumarle la señalización y las garitas, todo con un Municipio fundido”, se quejó Farré.

Finalmente, sobre el Tren de Cercanía, que uniría Rosario y Cañada de Gómez, el funcionario local dijo que cree que “será una realidad y que aliviará mucho la problemática” y se animó a estimar que “en el transcurso de un año estará funcionando”. 

Este es el total escenario en torno al transporte en el que se encuentra Funes a principios del 2020, una necesidad esencial que dinamiza las ciudades y tiene un rol central en la vida cotidiana de los trabajadores y estudiantes, pero que pocas veces se ejecuta teniéndolo en cuenta.

La voz desde el Concejo:

El Concejal Mauro Miguez fue consultado sobre la problemática y aseguró que desde su espacio están trabajando sobre dos aspectos del sistema de transporte.

“En el plano regional, tenemos la intención de impulsar con concejales de otras localidades un Observatorio de Usuarios del Transporte, que permita hacer visible y con peso público, la opinión y los reclamos de los trabajadores, los estudiantes y los usuarios en general del servicio de Transporte”.

“En el otro plano, el local, hicimos una presentación formal para reclamar mayores puntos de carga y chequeo de saldo de la tarjeta SUBE, y el objetivo, a mediano plazo, es conversar con Transporte Provincial, pero sobre todo con el Ente de Movilidad de Rosario para evaluar la posibilidad de que se incorpore la Línea 115 o 116 a prestar servicios en Funes. Hay que considerar las condiciones que impone Rosario, pero sería estratégico que se prolongue el servicio”, aseguró el referente de Unidad Popular.

En otra línea, Mauro Miguez planteó la posibilidad de un “urbanito” (promesa de campaña de Juan Miguez): “Nunca hay que descartar un servicio de transporte interno, pero es una decisión del Ejecutivo llamar a una licitación para la prestación del servicio. Si así lo hiciese, lo vamos a acompañar”.


Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Comentarios
CLUB