Domingo, 14 de Julio 2024
Miércoles, 08 de Mayo del 2024

Son matrimonio y fusionaron saberes en un taller de emociones y comunicación para parejas

Macarena es psicóloga y Facundo terapeuta en medicina tradicional china. Tras casi 20 años de pareja, armaron un taller de encuentro vincular bien holístico.

“Da muchísima tranquilidad cuando uno entiende qué pasa; por qué uno es cómo es; por qué está con la persona que está o por qué esa persona actuó como actuó conmigo”, explica Macarena Suárez el peso y el valor inmenso que tiene para una persona hacer consciente lo inconsciente. La psicóloga, acostumbrada al trabajo clínico en su consultorio en Funes, remarca que ese mismo proceso que ella trabaja con la palabra como herramienta en su consultorio, es un resultado similar al que llega su esposo, Facundo Bassi, a través de la disciplina que a él lo convoca: la medicina tradicional china, con la que se comprenden, trabajan y sanan muchos de los síntomas físicos.

En los 18 años que llevan juntos y con tres hijos en común, Facundo y Macarena pudieron confirmar lo bien que se complementan sus saberes. Fueron corroborando la buena fusión de sus aportes a distintas personas con las que trabajaron en su práctica individual, y por eso pensaron un taller de emociones y comunicación para parejas que darán el sábado 18 de mayo en Espacio Jacarandá, en Pte. Perón al 2000.

“La propuesta de hacer este taller entonces viene por nuestra misma experiencia de ir buscando cada uno, ya hace muchos años, nuestro crecimiento individual, que por lo que hemos notado y estamos convencidos de ello, no es posible si no hay un crecimiento sostenido, un acompañamiento, un fortalecimiento del vínculo que permite por un lado el crecimiento individual pero que rápidamente eso se vislumbra en un crecimiento de pareja”, explican el porqué de un taller que sume una opción para parejas que busquen vincularse mejor, entenderse y comprender al otro.

“La propuesta del nombre del taller Mi pareja, mi espejo tiene que ver con esto de no creer o dejar de creer en las coincidencias o las casualidades sino que nuestras elecciones que casi siempre son elecciones inconscientes son por y para algo y el entender eso, el entender por qué elegí, elijo a esta persona como mi pareja, como mi compañero, mi compañera”, explica la psicóloga y agrega: “Hay algo del otro que necesito reconocer en mí mismo y de qué manera yo estoy reflejando seguramente cuestiones para esa misma persona. Que en esa reciprocidad pueda advenir el crecimiento en conjunto”.


¿Qué aporta y cómo se complementan el psicoanálisis y la medicina tradicional china?

Si bien parten de marcos teóricos diferentes, ambas disciplinas buscan hacer consciente lo inconsciente. La medicina tradicional china entiende mucho más claramente la integralidad de las personas. Desde la mirada de la medicina tradicional china, lo que hoy en día rápidamente se llaman enfermedades o patologías, se tiende a ver en realidad como un desequilibrio que encuentra su asentamiento en el cuerpo físico. Es lo que desde la psicología podemos ver constantemente como mecanismos de somatización, es decir, llevar al cuerpo, enfermar el cuerpo por lo no hablado, por lo no dicho, por las emociones reprimidas, por emociones no elaboradas, no revisadas, estancadas.

Son entonces un gran complemento para ir desandando todos aquellos conflictos o desequilibrios desde lo discursivo, ir poniendo en palabras para ir haciéndose cargo cada uno de su padecimiento, al mismo tiempo que abordando el cuerpo físico, ya ahí con técnicas desde la medicina tradicional china, como pueden ser la acupuntura, la digito puntura, la fitoterapia, etc.

¿Por qué puede ser útil esta fusión para mejorar los vínculos de una pareja?

En una pareja muchas veces terminamos repitiendo cuestiones que tienen que ver con identificaciones, fundamentalmente con quienes nos han criado, quienes han tenido ahí la misión de mostrarnos el mundo a cada uno de nosotros y cuando nos vinculamos con nuestra pareja mucho de ello es puesto allí en este vínculo proyectándolo, casi siempre se trata de un mecanismo inconsciente para elaborar algo que todavía no está muy resuelto y sanar a partir de esos vínculos. Cuando no hay herramientas para eso aparecen los conflictos, la rivalidad como modo de vinculación en sí misma, las discusiones y lo que se ve en la inmensa mayoría de los casos que es el famoso echar culpa al otro de lo que a mí me pasa, entonces bueno la propuesta tiene que ver con reconocerse a uno mismo, hacer consciente esto y reconocer cuáles son esas cuestiones que yo estoy proyectando en el otro. Registrar los patrones de conducta establecidos y las dificultades para conectarnos con nuestra pareja desde la palabra.

Para más información sobre el Taller “Mi pareja, mi espejo”: Macarena Suárez al 3415 80-8114 o a Facundo Bassi al 341 4029590.

Powered by Froala Editor