Martes, 06 de Junio 2023
Viernes, 26 de Mayo del 2023

El desarrollo inmobiliario a pasos de Funes que combina historia y modernidad

Serán tres edificios de baja altura y contempla la preservación de una casa de valor patrimonial donde se proyecta un restaurante.

La constructora Obring está preparando un proyecto ambicioso y único en el barrio rosarino de Fisherton, específicamente en Wilde y avenida Eva Perón. El complejo, conocido como Abra Fisherton, promete ser un hito arquitectónico en la zona, fusionando la historia y la modernidad en un entorno privilegiado.

Para conocer la historia de Fisherton hay que remontarse hacia fines del siglo XIX cuando la empresa Ferrocarril Central Argentino, de capitales ingleses, comienza a proyectar un poblado cerca de Rosario destinado a instalar las viviendas de sus directivos. El encargado del trazado urbano fue el gerente de la empresa por aquellos años, el inglés Henry Fisher, cuyo apellido daría origen al nombre del barrio, jugando con las palabras Fishertown (town, pueblo en inglés). En ese momento era una localidad separada a Rosario, hoy es para de la ciudad como un barrio más.

“En el predio que adquirimos hay una casa cuya edificación es de gran importancia histórica, anteriormente fue propiedad de ni más ni menos que Henry Fisher, quien le dio nombre al barrio”, destacó a InfoFunes Pablo Gagliardo, socio de Obring. En esa línea, indicó que una de las características más importantes de Abra Fisherton es la conservación de esa estructura original y de los centenarios árboles existentes en el terreno.

Con una extensión de 12.500 metros cuadrados, es decir, más de una hectárea, este complejo se distinguirá por su entorno natural y su abundante vegetación. Allí se construirán tres edificios de baja altura, además de 200 cocheras en el subsuelo y áreas comerciales en planta baja, abarcando un total de 1.000 metros cuadrados.

El proyecto tiene como objetivo principal la creación de viviendas, pero también se destinará un espacio para oficinas y locales comerciales. Con 4.000 metros cuadrados de oficinas y 15.000 metros cuadrados de departamentos, Abra Fisherton busca satisfacer las necesidades tanto de residentes como de profesionales y emprendedores locales. La oferta de servicios será diversa y completa.

Otro de los aspectos más atractivos de Abra Fisherton es el parque de 7.000 metros cuadrados que se encontrará en el interior del complejo. Este espacio contará con una piscina de arena, recreando la sensación de estar en una playa.

En cuanto a la casa histórica conservada en el predio, Gagliardo afirmó que “se espera que cumpla funciones adicionales”. Es muy probable que en este espacio se instale un restaurante abierto al público en general. Además, se planea habilitar una sala con funciones de mini museo histórico, donde se exhibirá la historia de esta antigua vivienda, permitiendo a los visitantes sumergirse en el pasado de la zona.

Por último, el desarrollador confirmó que el inicio de las obras de Abra Fisherton está programado para finales de este año. Los trabajos se extenderían por dos o tres años hasta la entrega de la primera etapa.

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor