Martes, 25 de Junio 2024
Miércoles, 04 de Octubre del 2023

Agustín Stojacovich, el funense que es furor en Spotify

Durante muchos años estuvo ligado a la iglesia María Auxiliadora. Mediante el coaching ontológico, se volvió popular y suma miles de seguidores. Su historia.

La aparición y el desarrollo de las nuevas plataformas de comunicación en los últimos años generó que los podcasts se transformaran en uno de los medios más utilizados en la actualidad. Así, Spotify se volvió la plataforma más común para encontrar este tipo de contenidos, que abarcan entrevistas, programas de radio, episodios de una historia para contar, opiniones de un tema, etc.

Periódicamente, Spotify elabora un ranking con los podcasts más escuchados a nivel nacional y mundial. Y allí, en las últimas semanas, apareció como novedad el nombre de un funense en este selectivo top

Su nombre es Agustín Stojacovich. Tiene 32 años, y desarrolló gran parte de su vida en la ciudad de Funes, donde hizo la primaria y la secundaria en el Colegio María Auxiliadora, iglesia a la cual se mantuvo vinculada durante un largo período. Es Licenciado en Comunicación Social, y mediante su vínculo con los salesianos, viajó por el país y el mundo gracias a distintos voluntarios. 

Sin embargo, en los últimos años, Stojacovich decidió empezar a formarse en el acompañamiento de personas a través de tres herramientas: el coaching ontológico, la biodescodificación y el acompañamiento espiritual. Eso mismo, lo impulsó a crear sus propios podcasts para interactuar con sus seguidores, los cuales son casi 100 mil en su cuenta de Instagram. Lo tituló “Ni idea cómo se hace”, y está entre los más escuchados de Argentina.

Desde hace seis años, se encuentra viviendo en la ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego, donde trabaja como docente, lo cual complementa con el acompañamiento de personas. Por lo tanto, el funense decidió contar toda su historia en una entrevista exclusiva para InfoFunes:


  • ¿Podés explicar cómo es tu trabajo día a día?

“Trabajo en el acompañamiento de gente, lo hago por la mañana y por la tarde. En la noche, doy clases en un terciario, y también estoy en el equipo de pastoral, donde hacemos meditación y damos talleres relacionados a la espiritualidad inherente a cada ser humano. No soy cura ni pastor, ni un psicólogo, es decir, no puedo orientar a la gente ni cobrar por eso. Entonces encontré, mediante el coaching ontológico, la biodescodificación y el acompañamiento espiritual, un modo de ser acompañante. Yo trabajo mucho con el mano a mano, situaciones puntuales de la gente que plantean que le cuesta comunicarse, generar hábitos saludables, o que no sabe cómo gestionar su tiempo. También me gustaría volcar todos mis conocimientos en el ámbito de las organizaciones”.


  • ¿En qué consiste la palabra “coacheo”?

“Suele estar muy asociada a 'decirte lo que vos quieres escuchar', pero significa 'entrenamiento mental', que nace en el mundo del deporte, se traslada luego al ámbito empresarial y ahora se está viendo mucho en el desarrollo personal. Tiene que ver con el '¿dónde estoy?, '¿dónde me gustaría estar?', '¿con qué recursos cuento?'. Consiste en trabajar con personas para lograr determinados objetivos. Nosotros aplicamos el método socrático, mediante puras preguntas. Yo no le ordeno a la otra persona que debe hacer, sino que sugiero”.


  • ¿Qué podés contar acerca de los voluntarios misioneros que realizaste durante estos últimos años?

“Son experiencias gratuitas en las que uno va a servir a distintos lugares. No se trata de algo proselitista, sino de compartir humanidad, conversar con la gente y no imponer nada. Estuve cuatro veranos en Formosa, dos en Santiago del Estero y después llegó el turno de África. Lo más resonante fue la alegría, el baile, el calor. Yo allá daba clases y catequesis. También trabajé en México y me impresionó mucho la hospitalidad de la gente”.


  • ¿Cómo nace la idea de los podcasts?


A mí me gusta mucho hablar. Siento que lo que digo, a la gente de mi edad, le genera interés. También, hace ya dos años que tengo grupos abiertos de Whatsapp donde somos alrededor de 4 mil personas. Allí, todos los días mando audios distintos; a veces reseño libros, cuenta una historia, un cuento. Por eso estoy habituado a esto de explicar una idea o contar una historia”.


  • ¿Y con qué frecuencia vas subiendo nuevo contenido?


“En realidad, soy bastante impulsivo, cuando puedo y tengo inspiración, subo algo. Por algo se llama 'Ni idea cómo se hace'. Hago un poco de humor, sin que sea un stand-up, y un poco de emocionalidad también. Intento hacer algo genuino, auténtico, donde digo lo que quiero”.


  • ¿Qué te genera ver tus podcasts entre los más escuchados del país?

Sinceramente, trato de no fijarme mucho en los números. El compromiso que tengo conmigo mismo es que, lo que hago, es con el corazón. Me gusta que mis audios no estén editados, y creo que lo mejor que tengo es que bailo con la realidad”.


  • ¿Cuáles son tus mejores recuerdos de Funes y qué lugar ocupa en tu vida?

“Mis mejores amigos están en Funes, hice la primaria y la secundaria en el Colegio María Auxiliadora. La idea es volver el año que viene para seguir profundizando el proyecto de acompañar gente, dar talleres, cursos, etc. También estoy abierto a proyectos comunicacionales en torno a lo audiovisual y lo escrito. Tengo muchas ganas de volver a estar con mi familia y disfrutar de mi ciudad”.

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor