Miércoles, 28 de Febrero 2024
Domingo, 26 de Junio del 2011

Cinco asaltantes armados roban a una familia en su chalé de Funes

Encerraron a cinco personas y sin ejercer violencia física se llevaron dinero y un teléfono celular. Hace siete días hubo un golpe calcado: durante la noche y con gente en la vivienda elegida.

Una semana después de que cuatro ladrones desvalijaran la casa de un reconocido pediatra en Funes tras inmovilizar a su esposa y su hijo, ocurrió un golpe de similares características en otro coqueto barrio de esa ciudad. Con un despliege inusual, una banda compuesta por cinco maleantes redujeron a cinco personas para asaltar la casa. Entraron en acción cuando el dueño salía a buscar medicamentos a su auto que estaba estacionado en el jardín delantero. Lo encañonaron y lo obligaron a entrar a la vivienda. Una vez allí, lo encerraron con su esposa, sus dos hijas y una nieta. Con la situación controlada recogieron 20 mil pesos y 4 mil dólares. Asegurado lo que buscaban se esfumaron, al parecer, en un vehículo.

La aparición de la banda sorprendió a los propietarios de la casa asaltada. La vivienda está enclavada en un barrio de vistosos chalés con piscinas bordeados por calles de tierra, al norte de la ruta 9. Cuando faltaban diez minutos para la medianoche del viernes, Guillermo S., de 59 años, se asomó al jardín delantero de su casa de Leloir al 2100 en Funes. Se trata de una amplia propiedad situada frente a una cancha de fútbol rodeada por juegos infantiles. En la zona un conjunto de árboles completan el paisaje. Un sistema de alarma monitorea los movimientos en el inmueble

El dueño de casa caminó hasta su auto para retirar unos remedios. En ese momento, fue emboscado por cinco hombres, uno de ellos armado. En el interior de la casa, estaba su mujer, Miriam R., de 53 años; las dos hijas de la pareja, de 25 y 27 años, y una nieta de 6. La esposa de Guillermo S. sufrió un accidente cerebro vascular y el viernes regresó a la casa luego de una internación en un sanatorio privado.

Hacia adentro. El propietario no ofreció resistencia y fue obligado a introducirse a la casa. En escasos segundos, los atribulados familiares de Guillermo S. corrieron la misma suerte que él. Los encerraron en uno de los ambientes de la casa y, entonces, para los intrusos no hubo obstáculos. Se distribuyeron tareas y recorrieron la casa hasta que encontraron elementos de valor. Según una fuente policial, se llevaron 20 mil pesos, 4 mil dólares y un teléfono celular.

Ayer a la tarde, un cronista de LaCapital llegó a la propiedad para averiguar sobre el atraco. El llamado en el portero eléctrico lo atendió el esposo de una de las hijas del dueño de casa. Con tono amable rehusó contar detalles. "Ya nos robaron en otra oportunidad cinco años atrás y no pasó nada", sostuvo en referencia a la investigación policial. El yerno de Guillermo S. sólo comentó que el asalto no implicó violencia física. "No nos maltrataron y se llevaron objetos y el dinero que había en la casa", dijo.

El otro robo. Siete días ocurrió otro resonante atraco en una casa de Dorrego 1470, en Funes R. El dueño de la vivienda es Sergio Masini, un pediatra y oncohematólogo, de 50 años, que tiene su consultorio en el inmueble. No estaba cuando irrumpieron los ladrones. Cerca de las 20.30 del 17 de junio pasado, su hijo de 17 años estaba charlando con un amigo de 19 en la camioneta 4x4 de éste, frente a su casa, cuando cuatro hombres los inmovilizaron y los obligaron a entrar a la casa.

Dentro estaba la esposa de Masini preparando la cena, ajena a lo que estaba ocurriendo. Una vez adentro, los maniataron con alambres. Al amigo de su hijo lo retuvieron en el consultorio, con uno de los asaltantes como custodio. La madre y el hijo fueron conducidos a otra habitación de la casa, con otro ladrón que los controlaba.

Cargaron electrodomésticos y dinero en la camioneta Hyundai del joven de 19 años y se fueron. El vehículo apareció en Rosario cerrado y sin las llaves.