Lunes, 22 de Abril 2024
Lunes, 13 de Febrero del 2012

Eduardo Schwank, clave en el gran triunfo en la Davis

El tenista oriundo de Roldán tuvo una actuación consagratoria en el decisivo punto de dobles frente a Alemania. "No creo que haya sido el mejor partido de mi carrera, pero sí fue importante", aseguró el "Gordo".

Entre los aspectos positivos que dejó la serie entre la Argentina y Alemania, vale destacar la actuación de Eduardo Schwank. En un dobles de desarrollo adverso, el jugador surgido en Roldán fue crucial para revertir la historia y lograr el punto decisivo; de hecho, fue el mejor en los momentos decisivos y tuvo una participación crucial en el epílogo del cuarto parcial. El Gordo, que amplió su récord copero en dobles a 5 triunfos y 1 derrota, parece haber completado el formulario para ganarse una plaza dentro del plantel de Martín Jaite.

"Eso depende de lo que decidan el capitán y Zabaleta. Yo estoy siempre dispuesto a jugar la Davis. Representar al país es muy lindo para mí; si me toca estar de aquí hasta que me retire, será un placer. Ahora estamos felices. Ganar un partido después de estar dos sets abajo me pone muy contento, y lograr el punto para que pase la Argentina, es lo mejor", dijo Schwank.

Sin euforias, el Gordo destacó: "No creo que haya sido el mejor partido de mi carrera, pero sí fue importante. Creo que el de la final de la Davis, en Sevilla [donde también tuvo como compañero a Nalbandian], fue muy bueno para mí, y además tuve otros buenos resultados en mi carrera". Ubicado 31ero del ranking de dobles, Schwank quiere recuperar posiciones en singles (156°): "Voy a seguir intentando porque creo que todavía tengo mucho para dar ahí. El dobles me gusta y me va bien, y me permite jugar la Copa, así que no lo voy a descuidar. Jugar dobles con Nalbandian en el circuito está un poco difícil, porque él no juega mucho [dobles]".

Respecto del partido ante Petzschner y Haas, el roldanense analizó: "Ellos empezaron muy bien, jugando a la perfección, intratables en la devolución, sacando muy bien. No podíamos pasarlos. Pero cuando ellos bajaron un poco, nosotros mantuvimos la intensidad, pegamos muy fuerte, y después del 4-4 en el tercer set, el partido estuvo más para nosotros. En los momentos difíciles nos dijimos que teníamos que seguir, porque ellos no podían seguir prendidos todo el tiempo. Teníamos que esperar algún break-point, y cuando lo encontramos, se vio que ellos dudaron, tuvimos la chance y la aprovechamos.

"En lo personal, tuve muchos momentos de presión con mi saque, sobre todo para cerrar, y creo que los jugué muy bien; bancarme esas situaciones es lo que más rescato del partido y que me vienen bien para lo que viene".

Habla todo con David
¿Cómo es tener a David como compañero?
Schwank dice: "Con él planificamos todas las jugadas, desde la devolución hasta el saque y subir la red, así ya sabemos lo que vamos a hacer; cuándo subir, cuándo cruzarse. Hablamos mucho, y por ahí no se da en algunos puntos, pero en los importantes suma muchísimo. David juega la Davis hace diez años y tiene todo claro, la juega muy bien y es muy completo, y te hace jugar mucho mejor; tiene un juego sin fisuras".

Fuente: La Nación