De carne somos: seguir tradiciones y romper prejuicios

person
calendar_today
La historia de Luciana es como la de muchas: una joven madre trabajadora que además, como los hombres de su familia, es carnicera. 

 

Luciana Rodríguez tiene 38 años. Hace 12 que decidió reabrir el negocio familiar en el que su abuelo, su padre y sus tíos aprendieron un oficio en extinción: la carnicería. Hoy sostiene su propio negocio junto a su pareja, reubicado en calle Santa Fe al 1200.

 

Delantal siempre puesto, Luciana no apechuga, prende la sierra y ofrece los mejores cortes frescos que vienen con recomendaciones sobre relación precio/calidad, como sucede en las mejores carnicerías tradicionales. Una costumbre que se va perdiendo a medida que ganan terreno las nuevas carnicerías que ofrecen cortes envasados. 

 

De chica ayudaba a “hacer las hamburguesas y el trabajo en la caja” en la carnicería de su familia pero “realmente cuando decidimos reabrir el negocio no sabía mucho del oficio, si bien lo había visto, junto a Pablo tuvimos que aprender todo. Mi abuelo Remigio fue el que nos ayudó, y de a poco fui animándome a más”, cuenta ella.

 

“Ahora atiendo al público, pero sé hacer todo. Es un trabaja pesado, hay partes de la media res que pesan más de 30 kilos”, cuenta Luciana y remarca que no es la única de las mujeres de la familia que lo hacen, pero sí la que se animó a hacerlo por su cuenta y no para “ayudar” en el negocio de otro: “Mi abuela agarraba la sierra también cuando estaba con mi abuelo; mi tía también, todas ayudando, pero yo seguí de alguna manera por nuestra cuenta y me encanta”.

 

Si bien ningún oficio es excluyente, es habitual pensar en EL carnicero del barrio. Luciana demuestra todos los días que no le falta nada para ocuparse de su negocio: “Mis clientes ya están acostumbrados, pero hay gente que se sorprende. Me ha pasado que me han pedido por ejemplo costeleta y me preguntan si yo soy la que les voy a cortar, se ve que les choca verte con la sierra, pero ya la cosa va siendo otra, va cambiando por suerte”.

 

 

 

Comentarios